Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Más de 3.200 firmas contra un PAI de 440 casas en Godella

Los vecinos han presentado contra el PAI más de 3.200 firmas L-EMV

Varias asociaciones vecinales de Godella han presentado esta mañana ante el ayuntamiento, más de 3.200 firmas contra el Plan de Actuación Urbanística previsto en los sectores 31-32, que contempla 440 casa. Los colectivos reclaman al consistorio que caduque el PAI, así como la protección del entorno de la Torreta del Pirata, afectada por el proyecto, mediante la figura legal del ‘Paraje Natural Municipal’.

El urbanismo de Godella da como para un largo serial. De 32 años, concretamente. Los mismos que tiene el Plan General de Ordenación Urbana vigente y que tantos beneficios, pero también muchos problemas, ha generado a la localidad de l’Horta Nord.

El sector 31-32 se sitúa al norte de la urbanización de Campo Olivar, en una zona denominada Cañada de Trilles o la Torreta del Pirata. Se trata de un espacio de unos 149.000 metros cuadrados de suelo urbanizable, según el PGOU. El PAI fue aprobado en 2004, con una previsión de unas 440 viviendas, entre plurifamiliares, pareados y viviendas protegidas (59). El proyecto de reparcelación y de urbanización recibió luz verde cuatro años después. Y ahí quedó todo, coincidiendo con el estallido de la burbuja inmobiliaria. Tal fue el inmovilismo, que en octubre de 2017 el pleno aprobada solicitar un dictamen al Consell Jurídic Consultiu para declarar su la caducidad, ya que las obras de urbanización deberían haber finalizado en 2011, fecha en la que se cumplían 30 meses desde la inscripción del proyecto de reparcelación de dicho ámbito en el Registro de la Propiedad.

En 2018, la sesión plenaria aprobaba la caducidad de la actuación y retiraba la condición de agente urbanizador a la mercantil. La empresa presentó alegaciones y el departamento jurídico aconsejó no dar la caducidad definitiva al considerar que no se había seguido el proceso administrativo de manera correcta, detalle que abocaría a una casi segura derrota en el juzgado con las correspondientes repercusiones económicas para las arcas públicas. En este sentido, los vecinos critican que al consistorio “se le había pasado los plazos administrativos”, como señalan que aseguró la entonces alcaldesa Eva Sanchis en la sesión plenaria, y que el PAI es 'caducable'. En enero de 2020, el pleno aprobaba anular el expediente de caducidad. El PAI seguía vigente.

Hasta esa fecha, vecinos y colectivos se habían mostrado ya muy críticos con la política urbanística municipal durante los últimos años, en los que, por ejemplo, el consistorio ha tenido que indemnizar con más de once millones de euros a propietarios de suelo por la expropiación de sus terrenos para destinarlos a distintos usos, según se especificaba en el PGOU del 90. Pero la espoleta que encendió los ánimos del vecindario fue ver entrar las máquinas en la Torreta del Pirata en junio de 2020. El desbroce de caminos y árboles para realizar los primeros estudios geotécnicos era la señal de alarma de que el PAI se reactivaba catorce años después de su paralización.

Un grupo de vecinos, este jueves, antes de presentar las firmas en el Ayuntamiento de Godella L-EMV

Liderados por la Asociación de Vecinos Salvem la Torreta del Pirata, creada exprofeso, colectivos vecinales y de apasionados por la defensa del Medio Ambiente han ido movilizándose durante los últimos meses, con el objetivo de evitar las obras en el sector 31-32, y por la recuperación ambiental del espacio. Así, este jueves han presentado ante el ayuntamiento 1.750 firmas de vecinos (un 20% del censo municipal), más otras 1.500 de no residentes, para exigir al consistorio que caduque el PAI y proteja el entorno de la Cañada de Trilles. Los colectivos sostienen que toda el área de la Torreta del Pirata es “un espacio con pinadas, flora y fauna de interés, que constituyen un pulmón verde para Godella”. Por tanto, urgen a su protección, así como controlar la actividad urbanística prevista en el sector y redactar un nuevo PGOU, “de acuerdo con los objetivos de desarrollo sostenible marcado por los gobiernos como respuesta al cambio climático”.

En este sentido, resaltan que actualmente en Godella “las comunicaciones y los servicios están colapsados en muchos momentos. Tenemos la carretera con mayor número de vehículos/día de todas las gestionadas por la Diputación de Valencia y la mayor concentración de centros educativos de la provincia”. También apuestan por "dotación en espacios verdes y de ocio en todos los barrios" y evitar inundaciones, "frenando la impermeabilización del suelo con nuevas construcciones y mejorando las canalizaciones de aguas pluviales y residuales. En definitiva, alertan de que “un crecimiento sin límites, que es lo que propone nuestro ayuntamiento para Godella, solo va a deteriorar el ambiente, el paisaje, y, en suma, la calidad de vida de los vecinos”.

El consistorio ha negociado mejoras ambientales y de pluviales

La presentación de las firmas este mismo jueves por parte de media docena de colectivos vecinales de Godella no es casualidad. La junta de gobierno local tiene previsto aprobar hoy la exposición pública del nuevo proyecto urbanístico en el sector 31-32. El concejal de Urbanismo, Carles Duran, avanza que se podrán presentar alegaciones y “el proyecto urbanístico podrá sufrir modificaciones en base a esas alegaciones y los informes técnicos pertinentes”.

El regidor puntualiza que el objetivo de caducar el PAI en su momento, “no era para rebajar los metros asignados, la reparcelación o el número de viviendas, eso nos hubiera costado una indemnización, sino para lograr mejoras ambientales con la aplicación de un urbanismo más coherente”. Así, el concejal de Compromís sostiene que han negociado con el agente urbanizador conservar los 700 árboles de la zona, “trasplantándolos en otros espacios o con nuevos para aquellos que no se pueda. También se plantarán nuevas especies en los lineales. Así que la masa forestal será mayor a la actual”.

También detalla que se ha buscado “solución” al problema de las pluviales, uno de los aspectos sobre los que más han hecho hincapié los colectivos vecinales. “Se ha aumentado plazo el periodo de retorno de 10 a 25 años, y no solo se actuará en el sector 31-32, sino también aguas arriba y en el barrio de Conxeta. La solución de las pluviales pasa de 150.000 metros a 400.000 metros, y todo eso lo asume el agente urbanizador tras nuestra negociación”. También el consistorio ha logrado que la pastilla privada de más de 5.000 metros para uso dotacional, pase a manos públicas.

Duran anuncia el próximo 2 de febrero, en el Capitolio de Godella (19h.), se convocará a la ciudadanía para explicar la situación del sector 31-32 y todas las actualizaciones que ha realizado el consistorio al respecto.

Compartir el artículo

stats