Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Perdonan a una pareja de Mislata una deuda de 225.000 euros a cambio de su casa

El importe del préstamo hipotecario superaba el valor real de la propiedad

Viviendas de reciente construcción en Mislata

El juzgado de primera instancia número 4 de Mislata ha exonerado a una pareja del municipio de una deuda global de 225.000 euros, arrastrada por la compra de una casa. A cambio, el banco se queda con la vivienda como dación en pago. Durante todo el proceso, desde 2016, han podido vivir en su piso sin pagar nada hasta cumplir su objetivo de entregarla a cambio del perdón del 100% de las deudas.

Según explican desde la Asociación de Ayuda al Endeudamiento, que ha llevado todo el proceso de los afectados, el matrimonio adquirió una vivienda en 2008, en plena burbuja inmobiliaria, donde los precios era muy elevados, pero la forma de obtener la financiación para sufragar la operación era relativamente accesible.

Con el inicio de la recesión, este matrimonio se vio obligado a solicitar más financiación mediante tarjetas y préstamos, hasta que en 2016 la situación fue insostenible. Esto provocó que incurrieran en impagos y se encontraran una cuantía a deber que alcanzaba los 223.771,76 euros.

Tal y como explica Andrea Olcina, abogada de Ayuda Endeudamiento, “el importe del préstamo, frecuente en las operaciones firmadas en la época, supera con creces el valor real de la propiedad”. Además, “los altos intereses contratados y la caída de los precios de la vivienda dieron lugar a una situación de insolvencia de nuestros asociados, que intentaron en su día amistosamente la dación en pago”, matiza la letrada.

Fue en 2016 cuando solicitaron a los abogados de Ayuda Endeudamiento. La estrategia de la asociación fue clara: entregar su vivienda en pago a cambio de la cancelación, no solo del préstamo hipotecario, sino de toda la deuda pendiente. Además, con el inicio del procedimiento los deudores podían dejar de pagar sus préstamos y seguir disfrutando de su vivienda mientras durase el procedimiento.

El primer paso fue proponer en notaría la dación en pago de la vivienda y una propuesta de pagos para el resto de la deuda. Este intento de acuerdo fue rechazado por todos los acreedores, tanto la entidad bancaria del crédito hipotecario como empresas de préstamos personales rápidos-, alegando que el valor del préstamo era superior al valor real de la vivienda.

Tras haber intentado el acuerdo, se presentó la demanda de concurso y se solicitó al Juzgado que liquidara esa vivienda, entregándose al banco a cambio del 100% del crédito. Una vez revisados que los deudores cumplían todos los requisitos necesarios para acceder a este procedimiento, el juzgado encargado del caso no tenía otra opción.

Recientemente, el Juzgado de Primera Instancia N.º 4 de Mislata ha dictado el auto concediendo el BEPI (Beneficio de Exoneración del Pasivo Insatisfecho) dejando libres de 223.771,26 euros a este matrimonio entregando la casa como dación y manteniendo su coche.

Compartir el artículo

stats