El Ayuntamiento de Benetússer, a través de su área de Medio Ambiente, se suma nuevamente a la promoción de iniciativas encaminadas a fomentar el ahorro energético de la mano del Proyecto 50/50. Se trata de un programa subvencionado a través de la Diputación de Valencia que tiene como objetivo el ahorro y mejora del consumo de luz, calefacción y agua en los centros escolares del municipio a través de la participación de toda la comunidad educativa. Con un planteamiento circular, que tiene como meta principal el cambio de hábitos del alumnado y del profesorado, se busca fomentar el ahorro y la reinversión de los medios económicos tanto en las necesidades de los centros (50% del ahorro) como en la implementación de nuevas medidas de eficiencia energética (el otro 50% restante). “Se trata de un proyecto colaborativo en el que es el propio alumnado el que propone y se compromete en labores como apagar las luces al abandonar una clase o en revisar que no se quedan funcionando los grifos de los baños”, destaca la concejala de Medio Ambiente, Dolors Tarín Belda, y añade: “Son pequeños gestos que producen grandes cambios en el día a día y que, al final del proceso, llegarán también a los hogares y a las familias”.

El primero de los centros educativos del municipio en implementar este proyecto ha sido el CEIP Cristóbal Colón que ya cuenta con 8 ‘Eco-delegados’ procedentes de 5º y 6º de primaria. Actualmente se encuentran en la fase de diagnóstico y evaluación inicial de la climatización, la iluminación, los equipos informáticos, las puertas y ventanas o los aislantes, así como los usos energéticos de electricidad, gas o biomasa para que el ‘Equipo Energético’, formado por el alumnado, conserjes, tutores, equipo de dirección, técnicos municipales y promotores del programa puedan establecer unos objetivos claros y un plan de acción para el centro escolar.

La puesta en marcha de esta iniciativa en Benetússer es resultado de los acuerdos establecidos en la Comisión de Medio Ambiente, dependiente del Consejo Escolar Municipal, y que cuenta con representación de los cuatro centros educativos de la población, personal técnico del ayuntamiento y con la participación de la concejala del área. En las reuniones, con periodicidad trimestral, se diseña el programa educativo a desarrollar tanto en cada curso como a largo plazo, se exponen las necesidades de los centros y se intercambian experiencias en materia ambiental.

El Proyecto 50/50 cuenta ya con una exitosa trayectoria en Europa que dio comienzo en el año 1994 en Hamburgo (Alemania).