Una vez los presupuestos del Ayuntamiento de Meliana del 2022 ya están aprobados de manera definitiva después del periodo de exposición pública, se han incorporado remanentes de crédito por valor de 1,5 millones de euros correspondientes a diferentes subvenciones y programas financiados por otras administraciones.

Cómo recuerda la regidora de Hacienda, Maria Pilar Asensio, “en el pleno de aprobación de los presupuestos, y así se recoge también en la memoria de la alcaldía, ya se explicó que los presupuestos de este año crecerían notablemente, especialmente en el capítulo de inversiones. Ahora se ha hecho la primera incorporación”. Concretamente, el capítulo de inversiones crece con 1.245.000 € para las obras del CEIP el Cristo, dentro del plan Edificant; la instalación de energía fotovoltaica en diferentes edificios municipales; actuaciones programadas en vías públicas como por ejemplo la mejora de los accesos al núcleo de Nolla; o el proyecto de SmartCity para el parking de la plaza de la Libertad.

La responsable del área económica incide: “también se incorpora crédito para varios programas de fomento de la ocupación o programas del área social”. Concretamente, 291.000 € para los programas EMCORP, EMPUJU y ECOVID, y 30.000 € para las ayudas a la vivienda, el pacto de estado contra la violencia de género o para la memoria histórica. En este sentido, la regidora añade que la próximas incorporaciones de remanente se producirán después de la liquidación de los presupuestos del 2021, hacia final de febrero, como también se explicó en el pleno de los presupuestos.

Por otro lado, Asensio destaca: “como hemos ido repitiendo en varias ocasiones, los presupuestos municipales están ajustados y dimensionados para poder llevar adelante una planificación muy ambiciosa y estructurada de los diferentes programas municipales, tanto en cuanto a los servicios que se prestan, las actividades que se hacen o las inversiones que necesita el pueblo”. Y esto es posible porque las finanzas municipales están muy saneadas, con deuda cero de los del año 2018 después de que, en la legislatura anterior, se amortizó toda la deuda pendiente; y con liquidaciones presupuestarias positivas un año tras otro que permiten en el Ayuntamiento disponer de un remanente de tesorería importante.

Esto, con la presión impositiva a la ciudadanía más baja. En este sentido, hay que recordar que en el 2022 se han consignado 2,4 millones de euros en cuanto al IBI (la contribución urbana), el impuesto con más peso dentro de los presupuestos de ingresos. Esto son 400.000 € menos del que se consignaba, por ejemplo, en los ingresos de los años 2013 y 2014, cuando eran 2,8 millones de euros. Además, este año se ha reducido un 40% la previsión de ingresos por las plusvalías al entrar en vigor la nueva normativa que supone una reducción importante para el ciudadano en la hora de hacer la valoración. “Si bien el año pasado se aumentó la tasa municipal de recogida de residuos urbanos, precisamente para hacer viable el actualización de precios de la nueva licitación del servicio que está en marcha, previamente ya se habían producido reducciones de la tasa TAMER que se paga en el recibo del agua y que, posteriormente, se ha mantenido congelada”, como recuerda la regidora, que también es la representante del Ayuntamiento en la Entidad Metropolitana de Tratamiento de Residuos (EMTRE).

Por todo esto, concluye el edil de Hacienda: ”es una lástima constatar el pobre y limitado análisis del Partido Popular de estos presupuestos y el uso tendencioso que hace de los informes económicos. Los populares se sitúan de nuevo al margen de todos y cada uno de los proyectos importantes para Meliana y tratan de ofrecer una visión totalmente distorsionada y castastrofista de la realidad presupuestaria municipal, como ya intentaron hacer durante toda la legislatura anterior sin éxito, porque se ha demostrado falsa y que busca claramente la crispación política y social”.