Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alboraia protege las dunas dels Peixets para que el chorlitejo patinegro pueda nidificar

Pequeños carteles explicativos decoran los alrededores del cerramiento a la espera de la instalación de un panel más grande que informe y conciencie a la población

Chorlitejo criado en la playa del Port. César Conesa.

La duna natural situada en la playa de Peixets de Alboraya ha sido delimitada con 290 lineales de cerramiento de protección con el fin de generar una zona de nidificación segura para el chorlitejo patinegro, un ave que se encuentra en peligro de extinción.

Este es el resultado de la tercera jornada medioambiental organizado por SEO Bird Life y la Diputación de Valencia en colaboración con el Ayuntamiento de Alboraya que se llevó a cabo el pasado sábado, 19 de febrero, una iniciativa a la que volvió a asistir un grupo de voluntariado, además de la concejala de Juventud, Zeudy Estal, ha indicado la organización en un comunicado.

De esta manera, se pretende evitar que pisen el espacio dunar en el que crece la vegetación, un sitio idóneo para que el chorlitejo patinegro ponga sus huevos durante primavera y que no sean destruidos por depredadores naturales ni por las pisadas de aquellas personas que, en compañía o no de sus perros, acudan a disfrutar de la costa.

Por ahora, pequeños carteles explicativos decoran los alrededores del cerramiento a la espera de la instalación de un panel más grande que informe y conciencie a la población.

Zeudy Estal ha valorado el papel activo de la juventud en acciones de este tipo: "A las tres jornadas han acudido jóvenes del municipio, por lo que estamos muy contentos con la respuesta que están teniendo las generaciones más jóvenes con el cuidado de nuestro ecosistema". "Ha sido habitual encontrarse con familias con niños y niñas pequeñas que también han aportado su granito de arena en la medida de sus posibilidades", agrega la concejala de Juventud.

Renaturalización de la playa

El grupo de voluntariado también aprovechó la tercera y última jornada para plantar nueva vegetación autóctona, tras el espacio libre dejado en las anteriores dos sesiones por la flora invasora arrancada. En concreto, 70 plantones de algodanosa (Otanthus maritimus), 48 plantones de alhelí de mar (Malcolmia littorea), 24 plantones de barrón (Ammophila arenaria) y 48 plantones de grama de arena (Elymus farctus). La primera de ellas, una especie catalogada en peligro de extinción.

Con ello, ya son 428 plantas autóctonas las que sustituyen a las 4 toneladas de uña de gato (carpobrotus edulis) y la bardana (Xanthium strumarium) eliminadas los dos primeros días, ambas especies invasoras procedentes de Sudáfrica y Norteamérica, respectivamente, y que suponen un problema en el Mediterráneo al, en su expansión, tapizar las dunas y no dejar crecer ninguna otra planta más adecuada para el ecosistema del chorlitejo patinegro.

A estas primeras jornadas también acudió Raquel Casares, concejala de Playas y Medio Ambiente, quien manifestó el trabajo constante del Consistorio "en garantizar la máxima calidad de nuestra costa, tanto para las personas en Port Saplaya y La Patacona como para la flora y la fauna en la playa natural de Pexiets".

El cuidado del ecosistema, detalla Casares, "es uno de los pilares de nuestra estrategia turística: siempre enfocada en la sostenibilidad y en el mantenimiento saludable del ecosistema". La iniciativa medioambiental forma parte de la campaña 'Reacciona por el clima' y busca dar apoyo a la eliminación de la flora exótica invasora y la limpieza manual de plásticos en el interior del sistema dunar con el fin de restaurar el ecosistema y mejorar el hábitat del chorlitejo patinegro en las playas de Alboraya.

Compartir el artículo

stats