El repunte de casos de la sexta ola de la pandemia de Coronavirus en enero impidió en poblaciones como Massanassa y Burjassot la realización de la tradicional bendición de animales de Sant Antoni. Una vez que los casos han empezado a remitir, estas dos poblaciones de l'Horta decidieron celebrar estos actos tradicionales que tiene a los animales, sobre todo mascotas, como protagonistas.

En Burjassot la jornada también fue reivindicativa. “Un país se puede juzgar por la manera en que trata a sus animales”. Con esta sentencia del maestro Gandhi, la Sociedad Protectora de Animales de Burjassot (SPAB) encabezó la marcha de la tradicional bendición de animales y de panes en honor de San Antonio Abad, que, aplazada a causa de los repuntes de la sexta ola de la pandemia de coronavirus, finalmente pudo celebrarse este domingo por la mañana –día de Santa Amada– por las calles del núcleo antiguo de la ciudad. La SPAB, en su lucha por el establecimiento de “una ley justa en favor de los derechos de los animales”, una vez más reivindicó “poner fin a los espectáculos donde son explotados y a cualquier forma de maltrato”.

Como en cada edición del encuentro, que arrancó delante de la iglesia de San Miguel Arcángel tras una eucaristía por San Antonio, en primer lugar desfilaron los animales de compañía –como, entre otros, perros, gatos, hámsteres, peces y pájaros– y a continuación llegó la tanda de las monturas y los carros. Los caballos –de paseo, de tiro y de equitación– exhibieron sus habilidades. Todos los animales fueron asperjados con agua bendita “para garantizarse un año más de salud”, según reza la tradición.

Asimismo, como en anteriores ocasiones de este desfile organizado por el ayuntamiento –desde hace 47 años– con el respaldo de la Iglesia, la Peña del Caballo y Pepe ‘Pancheta’, entre otros colaboradores, se obsequió a los propietarios de los animales el tradicional ‘panet de Sant Antoni’, una algarroba y una estampa conmemorativa. Además los dueños de los carros de tiro vieron completados sus regalos con un lote de limpieza para los caballos.

Penya el Carro de Massanassa

En Massanassa, la bendición de animales es un acto organizado tradicionalmente por la Penya El Carro de la localidad. El inicio de la celebración fue el sábado 12 de febrero a mediodía con el recorrido de los caballos y la entrada de los pinos para realizar la hoguera que tuvo lugar el mismo día a las 20:00 horas tras la Misa en honor al Santo en la Parroquia San Pedro Apóstol.

La mañana del domingo 13 de febrero, desde la Penya se invitó al resto de entidades de otros municipios y se les convocó a las 11:00 horas en la Partida del Divendres para realizar un recorrido por el municipio al compás de los carros con los caballos. Al acto acudieron desde localidades como Montserrat, l’Oliveral-Castellar, Sueca, Sollana, Paiporta, Catarroja, Albal, Beniparrell, entre muchos otros. Toda una ocasión donde, niños, niñas, jóvenes y adultos, demostraron su maestría y doma. La marcha finalizó a mediodía en la Plaza Regne de València, donde se produjo la bendición a las mascotas y animales.

Tras el acto de bendición, se llevó a cabo la tradicional rifa con la entrega de premios a las personas que habían aportado su granito de arena con el pan bendecido y que ponían a disposición las mujeres de la Penya.

“A causa de la Covid-19, este año no se ha hecho la tradicional chocolatada de la Penya. Es un acto que ya va teniendo un arraigo en nuestro pueblo que tuvimos que paralizar por prevención y seguridad de nuestros vecinos y vecinas, pero este año lo hemos vuelto a retomar con ilusión y de una manera prudente”, expresa Paco Comes, alcalde de Massanassa.

Es un acto que ya va teniendo un arraigo en nuestro pueblo que tuvimos que paralizar por prevención y seguridad de nuestros vecinos y vecinas, pero este año lo hemos vuelto a retomar con ilusión

Paco Comes - Alcalde de Massanassa

Añade, además, el agradecimiento a toda la población por su compresión ante la suspensión de los actos durante la pandemia, así como a la Penya El Carro porque “gracias a su trabajo y organización han conseguido hacerlo posible”.

Todo un éxito de jornada que estuvo acompañada con la presencia de A Quatre Quaranta, grupo de músicos y músicas de Massanassa, para amenizar los recorridos con sus melodías a base de la dulzaina y el tabal. Asimismo, se estableció un recorrido seguro con el objetivo de proteger a los animales con cortes de circulación en las calles del municipio durante el camino de las mascotas hacia su bendición.