En la Comisión de Economía y Hacienda de Torrent se trató la moción del grupo Compromís en la que se instaba al gobierno municipal a elaborar un inventario de aquellos bienes obligados a tributación municipal por parte de las entidades religiosas que operan en Torrent. Los bienes objeto de la moción son aquellos sobre los que se pueden reclamar los tributos correspondientes, al estar excluidos de exención fiscal derivada por los acuerdos firmados con el Estado Español.

A continuación de la explicación de la propuesta por parte de Pau Alabajos, como portavoz del grupo impulsor de la moción, se procedió a la votación de la misma, donde quedó rechazada con los votos en contra del gobierno municipal de PSOE-Cs y las abstenciones de los grupos Popular y Vox, con el único voto a favor de Compromís.

Desde el gobierno municipal no se dio ninguna explicación a la negativa de aprobar esta propuesta, no hubo tampoco ninguna intervención en este sentido por parte del resto de grupos. Para el portavoz de Compromís puede ser comprensible la falta de explicación en el caso de la abstención, pero según Alabajos: “el voto en contra del grupo socialista sin ningún argumento es muy sintomático. Pienso que se trata de una orden que viene desde arriba, de alcaldía, no tiene un otra explicación, dado que en esta comisión no participó Ros”.

“Respecto a las inmatriculaciones, desconocemos su estado en Torrent, atendiendo al hecho que la tramitación de las mismas se efectúa fuera del ámbito de la administración local. No en balde, las últimas noticias al respeto son altamente preocupantes, donde por ejemplo la Iglesia Católica española ha admitido que registró indebidamente al menos 965 de los 35.000 inmuebles detectados como inmatriculados y puestos a su nombre entre 1998 y 2015, gracias a la facultad que le otorgó la modificación del Reglamento Hipotecario decretada por el Gobierno de José María Aznar”, ha concluido Alabajos.