Burjassot celebró este domingo por la mañana la resurrección de Jesús y el reencuentro con su madre, María. Junto al arco de flores que la Brigada Municipal de Obras anualmente instala en la plaza del Ayuntamiento para la ocasión, numerosas personas revivieron la esperanza de “construir un mundo mejor” en una ceremonia que protagonizaron las clavariesas del Santo Encuentro y las cofrades de la Hermandad de la Virgen de los Dolores, acompañadas del resto de clavarías, hermandades de penitentes y asociaciones religiosas del municipio.

La jornada arrancó con dos procesiones simultáneas que presidieron las imágenes de la Virgen de los Dolores y de Cristo Resucitado, desde la ermita de Sant Roc y la iglesia de San Miguel Arcángel, respectivamente, hasta confluir bajo el arco primaveral de la plaza. Durante la representación del Encuentro, la Virgen abandonó su velo de dolor. Se lo quitaron las clavariesas. Ponían, así, fin al duelo de la Semana de Pasión con la apertura de la Pascua.

En medio del volteo general de campanas, se disparó un ramillete de fuegos artificiales y carcasas que contenían las tradicionales aleluyas dedicadas a la Virgen y a las clavariesas del Encuentro. Centenares de versos –impresos en papeles de todos los colores y con la fotografía de las protagonistas– llovieron sobre la plaza. 

Después los dos grupos que confluyeron bajo el arco se desplazaron en una marcha conjunta hasta la iglesia de San Miguel, donde se ofició una eucaristía en honor de Jesús resucitado y de María. Como colofón del primer día de Pascua, la fiesta se completó con una visita al asilo Sequera. En todos los actos la Agrupación Musical Los Silos puso las partituras.