Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Avanzan las obras de reurbanización del barrio del Empalme de Burjassot

Se prevé la adaptación del terreno para convertirlo en una zona verde

Obras y pasos peatonales en un tramo de la calle Mariano Benlliure en medio de las dos partes del barrio ; al fondo, la calle Antonio Maura

Las obras para la mejora del acceso ferroviario en Burjassot emprendidas por Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana (FGV), en la línea 1 del metro a su paso por el barrio del Empalme, continúan desarrollándose dentro de los plazos previstos. Tras el soterramiento del tren y la retirada de carriles de superficie, la empresa adjudicataria está adecuando el terreno que quedó en desuso para destinarlo a zona verde.

El suelo, una extensa área de titularidad autonómica, se encuentra en las calles Mariano Benlliure y Antonio Maura y, en medio de ambas, el tramo de la calle Valencia donde se halla un paso a nivel que definitivamente desaparecerá al término de toda la obra. Numerosas vallas delimitan el área de actuación. Para facilitar la movilidad de los vecinos, los operarios han habilitado nuevos pasos peatonales.

La Generalitat “cede los terrenos en desuso al municipio a través de una concesión demanial” con la finalidad de que el ayuntamiento, “una vez completadas las obras del metro”, pueda asumir los trabajos de “acondicionamiento del suelo para convertirlo en zona verde” como se desprende del encuentro que el pasado mes de octubre mantuvieron el alcalde Burjassot, Rafa García, y la directora gerente de FGV, Anaïs Meguzzato.

Obras en la calle Mariano Benlliure Vicent Ruiz Sancho

El convenio para la reurbanización del Empalme incluye “acondicionar la zona del paso a nivel” de la calle València –tramo de la CV-310– para “dar continuidad a la avenida Burjassot de València hacia el núcleo urbano de Burjassot”. El corte de tráfico en la calle Valencia durante las obras del túnel –iniciadas en 2007–, que todavía persiste a fecha de hoy, junto con la paralización de obras del proyecto del soterramiento desde 2010 hasta 2021, constituyó uno de los factores que llevaron al “aislamiento” del barrio y al deterioro de su vida comercial.

El reacondicionamiento, cuya conclusión está prevista “para antes de 2023”, hace vislumbrar unas perspectivas de crecimiento económico, social y cultural muy distintas en un barrio que, durante más de una década, se encontraba “en tierra de nadie”. En el Empalme se respira optimismo.

Compartir el artículo

stats