El Ayuntamiento de Catarroja ha sacado de nuevo a licitación la redacción de la revisión del Plan General de Ordenación Urbana que pone fin a Nou Mil·leni y que permitirá volver a proteger un millón de metros cuadrados de huerta. La primera convocatoria sacada en junio del año pasado por 100.000 euros, quedó desierta. Un problema que están sufriendo todas las administraciones en este último año, motivado en gran parte por la crisis causada por la pandemia. Tras revisar de nuevo los pliegos, el consistorio ha decidido sacar de nuevo a licitación la redacción del proyecto ampliando la cuantía a 150.000 euros y simplificando los trabajos, eliminando básicamente la ordenación pormenorizada del municipio.

“Confiamos en que esta vez sí se pueda llevar adelante la redacción del proyecto, que tiene un plazo previsto para dos años y poder acabar por fin con Nou Mil·leni y poder proyectar la Catarroja de las próximas décadas como una ciudad que apuesta por un modelo de sostenibilidad, proximidad y cercanía”, señala el edil de Urbanismo, Martí Raga (Compromís).

Poder acabar por fin con Nou Mil·leni y poder proyectar la Catarroja de las próximas décadas como una ciudad que apuesta por un modelo de sostenibilidad, proximidad y cercanía”

Martí Raga - Edil de Urbanismo de Catarroja

Hay que recordar que este contrato tiene por objeto el servicio de redacción del plan general estructural de Catarroja, que se modificó “deprisa y corriendo en 2011” para adaptarlo a  la macrourbanización Nou Mil·lenni en plena huerta, que finalmente fue tumbada judicialmente, con la finalidad de definir un nuevo modelo territorial, revisar el catálogo de protecciones, adaptar el planeamiento a las más recientes disposiciones sobre la materia, e incorporar las modificaciones de carácter estructural aprobadas desde la entrada en vigor del plan general vigente.

Otras de las novedades que se incorporarán en es el PGOU es la inclusión en el catálogo de bienes protegidos de los elementos de la huerta que aparecían en el catálogo del anulado sector Nou Mil·lenni, donde aparecen alquerías o motores que hasta ahora no tenían protección, y ahora se podran adaptar a las prescripciones de la Ley de Ordenación del Territorio, Urbanismo y Paisaje (Decreto Legislativo 1/2021, de 18 de junio, del Consell) y la Ley del Patrimonio Cultural Valenciano (Ley 4/1998, de 11 de junio, de la Generalitat) y su desarrollo reglamentario.

Este PGOU deberá ir a acorde al plan general estructural que también se está redactando “por considerar que, en líneas generales, la ordenación pormenorizada vigente y su desarrollo es correcta, encontrándose el suelo urbano prácticamente consolidado en su totalidad”, señala Martí Raga, quien recuerda que “el núcleo urbano de Catarroja apenas tiene 1 km² y con una buena estructuración te permite tener al alcance todos los servicios, una ventaja que no tienen otros municipios”.