Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"Voy al trabajo en metro y las obras siempre son un inconveniente"

Los usuarios relatan la experiencia de tener que relizar los trayectos en autobús debido a los trabajos que se ejecutan en varios tramos

Pasajeros y pasajeras haciendo transbordo de metro a autobús en la parada de Albalat dels Sorrells, correspondiente a la Línea 3 de Metrovalencia.

Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana (FGV) está acometiendo actuaciones de mejora en la Línea 1, entre Bétera y Manises, en la Línea 2, entre Llíria y Benaguasil, y en la Línea 3, entre Rafelbunyol y Albalat dels Sorells. Se espera que estén concluidas el próximo lunes. Los trabajos han obligado a cortar el tráfico ferroviario y FGV ha habilitado servicio de autobuses para cubrir los trayectos afectados.  

Toda obra lleva aparejada sus molestias, como es el hecho de usar un autobús en lugar de un metro, más rápido al evitar el tráfico rodado. Así, los viajeros en un primer momento «se lo han tomado muy mal», alega Rosalía, auxiliar de información en la estación de Albalat dels Sorells, punto inicial o final del trasbordo. La informadora asegura que la gente se ha quejado porque algunos de los usuarios han llegado tarde a su destino ya que el horario del autobús es aproximado y el recorrido es más lento. «Pueden pasar muchas cosas. Por ejemplo, en uno de los pueblos estuvieron asfaltando la carretera principal o ha habido días que ha llovido. Incluso, si se cruza un camión, como es una estación pequeña y el bus no lo puede adelantar, se retrasa el servicio. Todo eso también influye», explica la trabajadora. 

Las obras se han realizado en las fechas de Semana Santa y Pascua para afectar lo menos posible a los viajeros y viajeras por los festivos y las vacaciones escolares y universitarias. Por ello, a Raquel, estudiante de Filología Hispánica, no le ha afectado mucho: «Me han avisado y he venido con tiempo». Además, reconoce que el servicio de autobuses «está bien organizado», puesto que se pensaba que de lo contrario «tenía que ir andando» hasta su casa.

Viajeros y viajeras en la estación de Albalat dels Sorrells. Elena Martí

Por su parte, Amparo Solsona, coordinadora de líneas de metro, asegura que la gente está «más o menos satisfecha» y que no están recibiendo muchas quejas. No obstante, reconoce que el transbordo en autobús «puede resultar un inconveniente» y que se están intentando evitar todos los retrasos, coordinando el servicio de buses con la llegada de los metros.

Aún con todo, hay personas como Yagoda que sí han sufrido las actuaciones. La viajera trabaja como asistente de operaciones en una empresa de atención al menor en Valencia: «Voy cada día al trabajo en metro y el trayecto se ha incrementado de 50 minutos a una hora y diez». Cuenta que se han establecido buses diferentes para cada una de las paradas hasta el final de la Línea 3 (Museros, Masamagrell, la Pobla de Farnals y Rafelbunyol), lo que ha ha hecho que algunas personas se confundan. «Aunque también está bien porque vas directa a tu destino, si te equivocas tienes que volver aquí (Albalat dels Sorells) y coger el autobús al pueblo donde quieras desplazarte», indica. A pesar de las molestias asume que el viaje «podía ser más largo y tampoco es muy exagerado». «Además, he pasado por las vías de Rafelbunyol y sí que han mejora las condiciones», reconoce. 

En su misma situación se encuentra Josep, técnico en cuidados de enfermería, quien se enteró del corte entre líneas por la información de la web y ahora también hace transbordo en autobús. El usuario se lo toma con calma: «Me afecta a la hora de ir y volver de trabajar, pero no es más de un margen de cinco o diez minutos de retraso»

Pero no todos los viajeros lo llevan tan bien, Gabriel, jubilado, viene desde Museros hasta Albalat dels Sorells en coche porque al llegar a la estación, esta no funcionaba. El vecino se queja de que la información no está clara en Internet. «Me parece mal porque he perdido el tiempo y ahora llegaré tarde a Valencia», protesta. 

Aún con toda la organización, los usuarios y usuarias del metro «tienen ganas de volver a la normalidad» declara la auxiliar de información de la estación. 

Compartir el artículo

stats