Cuando se cumplen 27 años de la inauguración del Cinturó Verd (el 26 de abril de 1995), el alcalde de Aldaia, Guillermo Luján, ha firmado el decreto de inicio del expediente administrativo que hará posible la prolongación de este corredor hacia el instituto de educación secundaria Beatriu Civera, ubicado en el barrio del Cristo. Así, este nuevo tramo que ampliará este gran parque verde desde su actual límite (al inicio del camino de Sant Onofre) hacia el centro educativo, supondrá la materialización de uno de los grandes objetivos marcados en el Plan de Movilidad Urbana de Aldaia, que fue aprobado el pasado mes de noviembre, y en el cual se planteaba el diseño de una red de espacios públicos conectada mediante infraestructura verde, así como la mejora de la movilidad y el espacio público.

Siguiendo el modelo del actual Cinturó Verd, su ampliación incluirá la creación de ejes verdes, en buena parte coincidentes con la red peatonal, equipados con arbolado de sombra y vegetación diversa, bancos y distinto mobiliario urbano, que conectará los espacios existentes con los nuevos propuestos en esta ampliación del Cinturón hacia el Barrio del Cristo, tal y como se ha solicitado recurrentemente en procesos de participación ciudadana.

Para el alcalde Luján, esta ampliación "es uno de los proyectos más ilusionantes que se pueden desarrollar en Aldaia, porque el Cinturó Verd es un emblema y un icono" de la población, y el "máximo exponente" de la forma de entender el municipio que tiene el consistorio. "Por eso hemos querido hacer coincidir el inicio del expediente hoy 26 de abril de 2022 con el 27 aniversario de la inauguración de este gran parque el 26 de abril de 1995, en una fecha una fecha histórica para Aldaia", remarca el socialista.

Consecuencia del PGOU

La redacción del Plan General de Ordenación Urbana de Aldaia en los años 90 determinó la necesidad de crear superficie verde urbana, ya que hasta ese momento apenas existía un pequeño jardín en la calle de la Iglesia. Con el objetivo de cumplir los estándares que, en aquel momento, establecía la legislación, en referencia al número de árboles por habitante y de metros cuadrados de zona verde, y ante la situación de un casco urbano con escasas posibilidades de crear grandes parques en su interior, el Ayuntamiento de Aldaia apostó por el modelo de un gran cinturón y el entonces alcalde y también socialista Enric Luján impulsó la construcción de este bulevar que separa la zona urbana de la huerta protegida.

Su construcción supuso costosas expropiaciones ya que, con los años, los tribunales multiplicaron el coste de los terrenos adquiridos, como también ocurrió en otros municipios, pero también generó una nueva zona urbana y de equipamientos, que es la que actualmente linda con el Cinturó Verd, donde se ubican instalaciones tan emblemáticas como el Teatre Auditori Municipal d'Aldaia (TAMA), la fuente monumental de la "Carxofa", el centre ambiental Casa del Tio Carmelo y otras esculturas, además de la zona propiamente botánica.

En los años 2000, cuando el Ayuntamiento de Aldaia negoció con el Ministerio de Fomento un plan para soterrar el trazado del tren, una de las consecuencias naturales es que el Cinturó Verd se uniría con l'Albereda Nord y l'Albereda Sud de Alaquàs, conformando un paseo aún más amplio. Aquel plan de soterramiento quedó en un cajón a raíz de la crisis inmobiliaria que convirtió en casi inviable asumir el coste de enterrar las vías con aprovechamientos urbanísticos de nuevos desarrollos.