El último anuncio del Ayuntamiento de València en materia de transporte público y remodelación de los servicios nocturnos de los autobuses, que entrará en vigor el 15 de junio, ha vuelto a provocar las críticas de ayuntamientos de l'Horta Sud y de la Mancomunitat de la comarca, cuyos representantes se quejan de la "unilateralidad" con la que sigue actuando el 'cap i casal' respecto al área metropolitana y el nulo diálogo antes de tomar decisiones.

Algunos ayuntamientos vuelven a pedir que la empresa municipal EMT sea gestionada por un ente supramunicipal o que la Autoridad del Transporte Metropolitano sea el foro para acordar estas actuaciones ya que es el organismo que paga el servicio que ahora se ha modificado, según el convenio que se ha negociado con el Ayuntamiento de València y que se firmará en breve, con carácter retroactivo desde el 1 de enero de 2022, tal y como han informado fuentes de la Conselleria de Política Territorial, Obras Públicas y Movilidad. Las mismas fuentes indican que no comparten la decisión "unilateral" del consistorio de València por lo que estudiarán soluciones con los municipios afectados.

De este modo, el presidente de la Mancomunitat de l'Horta Sud, José F. Cabanes, considera que, antes de anunciar los cambios, "deberían haberse producido reuniones y diálogo con los pueblos afectados para estudiar, con los datos reales, la situación de cada línea y decidir la mejor solución". Cabanes considera que, dado que existe la Autoridad del Transporte Metropolitano (ATM), es el "foro adecuado" para sentar a las partes y adoptar decisiones conjuntas.

"El transporte y la movilidad tienen que mejorarse desde una visión metropolitana real y no desde la visión de València únicamente. Si de verdad queremos conseguir una movilidad sostenible, València no puede dejar al margen a la comarca de l'Horta sino que el transporte público tiene que mejorar también para los pueblos. La EMT es una empresa municipal pero recibe fondos de otras administraciones", indica el presidente.

Aunque precisamente el municipio donde es alcalde, Sedaví, se verá beneficiado de esta remodelación, al convertir en nocturna la línea diurna que costó años implantar, Cabanes asegura que "en otros pueblos se han recortado servicios". Y dado que algunos municipios han de depender de la EMT para tener conexión con València y otros tienen las líneas de la Conselleria de Política Teritorial, "es necesario que las decisiones se tomen con una visión conjunta".

"Es un ataque frontal a Mislata"

La ciudad inicialmente más afectada por el nuevo servicio nocturno es Mislata, donde se recorta una línea que ya existía desde hace más de 40 años, lo que ha sido valorado "de forma muy negativa" por el consistorio, que lo ve "arbitrario" y "un nuevo agravio". "Lo consideramos un ataque frontal y directo a la ciudadanía de Mislata”, asegura la concejala de Movilidad, Mercedes Caballero Carrasco, al tiempo que recuerda que la EMT, si bien es una empresa municipal de València, "debe garantizar la movilidad metropolitana, “ya que recibe una importante dotación económica por parte de la Autoridad Metropolitana del Transporte.

"No sólo es negativo y afecta al tema del transporte público, sino también a la movilidad sostenible y a la conexión entre ambas ciudades limítrofes. Debemos unir personas y no separarlas y complicar su movilidad como hace Ribó”, añade la edila, quien considera que este anuncio de la nueva planificación evidencia "una alarmante falta de visión metropolitana” y “una falta de cortesía y lealtad institucional".

“Es incomprensible que esta medida que ellos tildan de 'histórica y magnífica' desconecte a Mislata de València capital, siendo que compartimos literalmente calles entre ambos municipios. Las políticas de movilidad del alcalde Ribó son un peligro para el avance y el futuro metropolitano”, lamenta la concejala. Para el consistorio, la reducción del servicio incentiva el uso del vehículo privado, lo que supone un perjuicio para la movilidad sostenible y el medioambiente además de incumplir la agenda 2030. Asimismo, "se trata de una decisión que perjudica claramente la igualdad de oportunidades, poniendo en riesgo la seguridad de las personas, especialmente de las mujeres de Mislata, en la vulnerabilidad que conlleva la noche”, incide la concejala.

Por otra parte, fuentes municipales indican que el autobús nocturno que pasa por Mislata está previsto que sea sufragado por la ATM desde el inicio de este 2022, "por lo que el alcalde de València actúa una vez más de forma arbitraria porque la decisión no tiene ninguna justificación económica”, concluye. Por todo ello, desde el consistorio mislatero se propone que la EMT se gestione por un ente supramunicipal, "para no depender del arbitrio del alcalde de València de turno, pidiendo para evitarlo la intervención de la Conselleria de Política Territorial, Obras Públicas y Movilidad".

"La solución no es segregar"

También en Xirivella ha sentado mal la medida. "Nosotros vemos el área metropolitana como un todo urbano. No creo que la mejor solución sea segregar por municipios las propuestas de transporte público nocturno. Me consta que la Autoridad del Transporte Metropolitano de Valencia está estudiando soluciones uniformes y homogéneas a problemas que afectan al conjunto de la población. Pensamos que lo mejor es ir todos de la mano y evitar decisiones unilaterales", manifiesta su alcalde, Michel Montaner.