Desde la fundación del Club de Patinaje de Quart de Poblet en 2003, ninguno de sus deportistas había conseguido ganar un campeonato autonómico, tampoco, acercarse tanto al nacional como este año se ha logrado. Fue en 2020 la primera vez que el centro se presentó a este concurso, pero en esta última competición, celebrada hace unos días en Gandía, Paula Periañez, patinadora de tan solo ocho años, consiguió hacerse con la primera de medalla de oro en la categoría de “Solo dance” benjamín de la Comunitat Valenciana

Después de proclamarse segunda en el preautonómico, Paula Periañez logró la máxima posición en la final. En esta última etapa, tuvo que mostrarle al jurado dos bailes de salón, en este caso un “shuffle” y un “chachachá” , además de una coreografía totalmente libre. En todas ellas, la joven patinadora consiguió destacar.

Así, la ilusión de la niña se transformó en la de todo el Club de Patinaje de Quart al anunciarse el primer puesto del podio que le otorgaba la posición de mejor patinadora benjamín de la Comunitat Valenciana y la primera del centro en lograrlo. Ni siquiera el haberse quedado a las puertas del nacional en la categoría alevín, por tan solo un punto, con Emma Penadés, de diez años, "borró la sonrisa, ni las ganas del equipo de seguir luchando, todo lo contrario", asegura el joven entrenador del club de patinaje de este municipio de l’Horta Sud, Adrián Camino.

Emma Penadés y Paula Periañez, patinadoras del club de patinaje de Quart, con su entrenador Adrián Camino. A.Q.

“Lo conseguido por Paula y Emma dan más fuerza al club para seguir creciendo al máximo, este tan solo, es el primer paso”, recalca el entrenador. Y es que desde hace cuatro años que el equipo técnico cambió y Adrián Camino y su compañero cogieron el testigo para entrenar a las diferentes categorías, se marcaron el objetivo de llevar al centro donde ellos habían entrenado “toda la vida" a lo más alto.

De manera que Quart se apunta la primera medalla "de muchas que se esperan" en una categoría diferente al patinaje artístico, ya que el "Solo Dance" carece de saltos. En cambio, "se centra en contar y crear una historia a través del deporte, lo que realmente se puntúa", explica Camino.