El Ayuntamiento de Catarroja quiere recuperar el espíritu de viejo casino que tenía el conocido como “L’Arrosero”. Aprovechando que había que sacar a licitación de nuevo la instalación situada al lado de la casa consistorial, el gobierno ha decidido apostar por un modelo destinado al ocio de los más mayores “que ya no contaba con ningún espacio para jugar la partida de dominó y que acababan siendo tirados de los bares debido a su escaso consumo, afirma el alcalde de Catarroja, Jesús Monzó. Es por ello, que en los pliegos de licitación hay varios puntos a cumplir destinados claramente al disfrute de los jubilados y pensionistas. Así, el que obtenga la concesión deberá establecer un horario de 9 de la mañana a 21 horas de la noche de uso preferente para los mayores que acrediten ser jubilados o pensionistas “no hace falta pertenecer a ninguna asociación o colectivo”. “Con esta medida queremos asegurar que las personas puedan pasar la tarde o la mañana jugando a las cartas, al parchís o al dominó , aunque solo quieran tomarse un café, porque le objetivo es que tengan un espacio donde poder estar de forma tranquila”, explica Monzó.

Pero no solo pretende ser un local de ocio, -sin máquinas tragaperras, que están prohibidas en los pliegos, aunque se podrán organizar bailes u otros eventos que así desee el concesionario previa autorización municipal – sino también una alternativa gastronómica saludable. “Los precios serán reducidos para los mayores, en torno a un 20%, y se harán menús saludables de km0 todos los días, de martes a domingo”.

El consistorio sabe que estas condiciones pueden no resultar atractivas económicas a la hora de tener candidatos a su concesión, por eso “pediremos un alquiler una tercera parte menor que el existente y además a partir de las 21 horas desaparece el uso preferente para los mayores y puede “explotar” este servicio con las cenas. Hay que dejar caro que el uso preferente no significa que se deje de atender a personas no mayores, ya que le bar cuenta con terraza tanto en la parte de delante como en la parte de detrás y puede abarcar todos los servicios”.

Explotación estival del kiosko de Barraques

Como novedad este año, y solo para el periodo estival comprendido entre junio y septiembre, el que obtenga la adjudicación del que se llamará a partir de ahora “Arroser” también podrá explotar el kiosko situado en el Parc de les Barraques. “Esta zona va a sufrir una gran remodelación a partir de octubre, que también incluye la reforma del kiosko al que se le dotará de cocina ahora inexistente. Cuando esté acabada dicha reforma ya se sacará la adjudicación solo del kiosko, pero mientras hemos decidido incorporarle a la del Arroser solo para este verano”, explica Monzó.

Les Escoles Velles , el gran espacio para la Tercera Edad

No será le único espacio que Catarroja le dará a los mayores. El consistorio tiene en marcha uno de los proyectos más ambiciosos es la creación de un espacio polivalente destinado a la Tercera Edad que se construirá entre las llamadas Escoles Velles y la antigua Casa dels mestres, en el conocido como Nou Espai Barraques.

Con una inversión de 1 millón de euros, el proyecto contempla un espacio donde los mayores del municipio puedan desarrollar sus actividades. Así dispondrá de dos plantas, en la parte de abajo estará una zona de ocio con cafetería, y zona de baile, además de la conserjería y el almacén; y en la planta de arriba habrá salas para hacer gimnasia así como un aula de informática donde poder desarrollar cursos y acercar las nuevas tecnologías a las personas de edad avanzada. También habrán despachos para las trabajadoras sociales.

Actualmente allí tiene su taller el pintor José San León que están en periodo de reubicarse en el nuevo espacio municipal concedido por el ayuntamiento en el antiguo ambulatorio de la Plaça Vella.