La ciudad de Mislata cuenta con otro elemento artístico y patrimonial en sus calles desde este fin de semana. El consistorio inauguró, dentro del festival Mislata Art al Carrer (MAC) la escultura “Caminante”, obra de su artista más universal, Miquel Navarro. La creación ha quedado situada en una encrucijada de gran tránsito, la intersección de la avenida Gregorio Gea con Blasco Ibáñez.

Según explica el alcalde, Carlos Fernández Bielsa, la idea de colocar esta escultura en ese punto de la ciudad surgió durante las conversaciones del consistorio con el artista, cuando se acordó constituir la fundación que gestionará su legado, valorado en más de cinco millones de euros.

Dado que el mandatario comentó con Navarro que había un punto en la ciudad que requería una obra artística, el veterano escultor ofreció “Caminante”, que está en coherencia con un entorno de gran paso de personas, aunque también de vehículos de la ciudad. La obra es una clásica del estilo de Navarro y recuerda a la emblemática Pantera Rosa, que está en València.

“El artista ha decidido la ubicación exacta, la orientación y todos los detalles, incluido el color, que es rojo, como era originariamente. Con esa obra de arte, Mislata aporta mayor calidad a ese punto de la ciudad, además de ganar en patrimonio”, añade el alcalde.

La obra se inauguró dentro de los actos del MAC porque “es arte para la calle” con un espectáculo que integraba circo, teatro y acrobacia, “es decir, todos los elementos que había en esa avenida hace 100 años, gracias a una importante actividad circense”, relata Bielsa.  Y su nombre simboliza el mensaje que el Ayuntamiento de Mislata quiere transmitir a la sociedad, tras superarse la fase más aguda de la pandemia de la covid-19: "Hay que seguir adelante, caminar mirando hacia el futuro".