En el verano de 2018, la conselleria de Obras Públicas, anunciaba el servicio nocturno de autobús para siete localidades de l’Horta Sud, que después fue ampliado a nueve, que se incluía en la línea 5 entre Silla y València, y viceversa, pasando por Beniparrell, Albal, Catarroja, Massanassa, Benetússer y Alfafar. Más tarde se añadirían también a la ruta Picassent y Alcàsser, después de presentar alegaciones y ser aceptadas. El horario, según anunció el entonces director general Carlos Domingo, comprendería desde las 23.30 hasta las 5.45 horas, todos los viernes, sábados y vísperas de festivos, con en total, seis expediciones de ida y vuelta, tanto en invierno como en verano.

Han pasado cuatro años desde el anuncio de la línea 5N, que aparecía en la nueva concesión CV108 València Metropolitana Sud, que entonces fue sometida a información pública y publicada en el DOGV. Fue en la primavera del año siguiente, en abril de 2019, cuando la Conselleria de Vivienda, Obras Públicas y Vertebración del Territorio aprobó, definitivamente, el proyecto de servicio público de transporte de viajeros, donde se incluía este servicio, que respondía a la propuesta de varios municipios que querían atender la demanda de los más de 200.000 habitantes del área metropolitana, sobre todo los más jóvenes, de trasladarse con transporte público hasta València por la noche durante los fines de semana y vísperas de festivo, a través de los autobuses amarillos de la red Metrobus, para ir a cenar, al cine o disfrutar de cualquier otra propuesta de ocio de la capital.

Ese bus nunca llegó. Sí llegó la pandemia en 2020 que hizo a los municipios de l’Horta Sud centrarse en otras demandas más urgentes. Sin embargo, el anuncio de la conselleria el pasado martes de que la Generalitat Valenciana, a través de su nueva consellera, Rebeca Torró (PSOE) , pagará a Mislata el bus nocturno que no le quiso dar la EMT, ha causado cierto revuelo entre los alcaldes y alcaldesas de los municipios de esa Línea 5N que no entiende como se ha resuelto ante esa petición de una única población, antes que de una comarca con muchos más usuarios potenciales. Fuentes de la conselleria consultadas por Levante-EMV, sin embargo, han afirmado que esperan poder licitar esa Línea 5N "en 8-10meses" si no hay contratiempos , y que aunque se anunció hace cuatro años "son procedimientos muy complejos que llevan su tiempo. No es lo mismo ampliar el horario de una línea ya existente como la de Mislata que hacer una nueva".

Línea 5 que cubre Valencia-Silla y que sería ampliada los fines de semana en horario nocturno. L-EMV

“Llevamos cuatro años esperando ese bus nocturno los fines de semana, sobre todo por la seguridad de nuestros vecinos y vecinas más jóvenes. Es mucho más seguro ofrecer un transporte público, con unas horas de salida y llegada determinadas , que no que estén esperando a un taxi o que cojan el coche para ir de fiesta a Valencia”, señala Vicente Zaragozá, alcalde de Silla, y aunque comparte las mismas siglas políticas que el alcalde de Mislata, Carlos F. Bielsa, no entiende este servicio “a la carta”. “Se nos llena la boca hablando de movilidad sostenible, de ofrecer alternativas al coche, y seguimos sin apostar por el transporte público en el área metropolitana”, señala Zaragozá.

Paco Comes, alcalde de Massanassa (PP), aboga por el consenso de todos los municipios afectados para “retomar de nuevo la reivindicación y reclamar celeridad a la conselleria para el lanzamiento de ese bus nocturno los fines de semana”. El primer edil entiende “que hemos pasado por una situación complicada como la pandemia” y la lentitud de los procesos administrativos, pero también considera que “es importante velar por el interés de nuestros vecinos y especialmente por la seguridad de los más jóvenes, que son los que más harían uso de este servicio nocturno los fines de semana”.

Ramón Marí, alcalde de Albal, y también del PSOE, mismo partido que los alcaldes de Mislata, Quart y Manises que sí tendrán bus nocturno, asegura que “me parece bien por ellos, pero nos gustaría también tener servicio nocturno nosotros. Creo que nos lo merecemos, ya que entre todos los municipios que pasa la línea tenemos muchos más habitantes y eso permitiría que durante el fin de semana mucha gente joven no cogiera los coches para ir de fiesta y se evitarían accidentes de tráfico”.

Alcaldes de Compromís como Voro Masaroca, de Beniparrell, y Jesús Monzó, de Catarroja, ya manifestaron a través de su portavoz comarcal, Pau Alabajos, el malestar por no atender la demanda de la comarca sí la de Mislata, aunque la Generalitat haya Aclarado que no es solo Mislata, sino también Quart y Manises, porque lo que se realiza es una ampliación de una línea ya existente y no de la creación de una nueva. Pese a todo, la concejala de Catarroja, Dolors Gimeno, también diputada en el área de movilidad, aseguraba a través de sus redes sociales que “siete años reclamando líneas nocturnas para los pueblos de l’Horta Sud como Catarroja, Massanassa, Albal o Paiporta, y desde conselleria no han hecho nada, y de un día para otro le ponen el autobús a Mislata cuando además ya tiene metro. Parece que los demás municipios de l’Horta somos ciudadanos de segunda”. También utilizó sus redes sociales el concejal de Alfafar, del PP, Eduardo Grau, quien manifestó que “en Alfafar tenemos unas cercanías en lamentables condiciones y un autobús que no entra en casco urbano y seguimos siendo ignorados en las solicitudes de ampliación de Metrovalencia. Tenemos una movilidad de vergüenza, mientras tanto los socialistas se lo arreglan entre ellos (en referencia a Mislata)”.