La ministra de Transportes, Raquel Sánchez, ha afirmado que se pondrá en contacto con el Ayuntamiento de Alfafar para buscar soluciones al paso a nivel que ayer se cobró una nueva víctima.  "Estamos dispuestos a estudiar la situación. Llamaré o desde el ministerio llamaremos al Ayuntamiento de Alfafar e intentaremos plantear alternativas, que no son nuevas, pero es necesario llegar a un acuerdo para la mejor solución en esos pasos a nivel", indicó la ministra en la rueda de prensa realizada tras la reunión mantenida con el President de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig. Sánchez, tras lamentar el accidente y mostrar sus condolencias recordó la voluntad de su ministerio en trabajar con los ayuntamientos para ser capaces de buscar soluciones, y en ese sentido reiteró que "vamos a llamar al Ayuntamiento de Alfafar para intentar encontrar una solución al paso a nivel".  

Protesta en Alfafar por la eliminación del paso a nivel. Germán Caballero

El alcalde de la localidad, Juan Ramón Adsuara, asegura que si la ministra ha mostrado su predisposición a estudiar con el ayuntamiento soluciones, «será bienvenida», y espera que este anuncio se convierta en realidad, «ya que desde que en septiembre nos reunimos con Adif , hemos pedido reuniones tanto con el ministerio como con el director de Planificación Territorial, y aún estamos esperando la respuesta».

La predisposición de la ministra llega tras la protesta realizada ayer por el Ayuntamiento de Alfafar, junto a los vecinos y a los alcaldes de Benetússer y Sedaví, en la que se reivindicó la eliminación del paso a nivel y el soterramiento de las vías tras la muerte de un vecino de mediana edad que fue arrollado por el tren de Cercanías a las 7 de la mañana de este miércoles. El consistorio anunció una recogida de firmas para de nuevo poner sobre la mesa esta reivindicación, que se arrastra ya desde hace varias décadas y que nunca ha tenido el apoyo ni del Gobierno ni de Adif.

Ya en 2014 el alcalde Juan Ramón Adsuara viajó hasta Madrid, para reunirse con el Subdirector General de Ferrocarriles del Ministerio de Fomento. Tras reunirse con Adif para presentar el proyecto de soterramiento de las vías que fue redactado en 2001 bajo el mandato socialista y que el PP recuperó cuando cogió la vara de mando una década después. En aquella reunión, el Ministerio alcanzó el compromiso de suprimir el tránsito de mercancías en un plazo máximo de dos años, ayudando además en la búsqueda de financiación para la ejecución del proyecto. Una promesa que ocho años después, y lamentablemente con más víctimas mortales, sigue sin cumplirse.

Alegaciones al eje Norte-Sur

El Ayuntamiento de Alfafar, sin embargo, no ha cesado en su empeño de lograrlo y vio la posibilidad de soterrar las vías en el proyecto aprobado por el Gobierno del eje pasante norte-sur de València, que incluía el soterramiento de las vías a su paso por la capital del Túria. Alfafar presentó alegaciones para que ese soterramiento se ampliará unos kilómetros hasta llegar a Alfafar. En dicho planteamiento consiguió el apoyo de los otros dos ayuntamientos de los municipios afectados por el paso del tren, como es Sedaví y Benetússer, y también de la Mancomunitat de l’Horta Sud , de la Diputación de València y del Ayuntamiento de València.

También el pasado mes de septiembre se produjo una reunión con Adif en el Ayuntamiento de Sedaví en la que estuvieron el alcalde de dicha localidad, José F. Cabanes, y su homólogo en Alfafar, Juan Ramón Adsuara, donde se presentó una alternativa al paso a nivel consistente en la construcción de un paso subterráneo. Una propuesta que ambos consistorios rechazaron, ya que «con la supresión del paso no se elimina los problemas acústicos que genera el paso de los trenes, ni se permite una vertebración del territorio ahora dividido por las vías y que mataría el comercio», recuerda Adsuara.