Compromís ha pedido explicaciones a FGV por los retrasos y la falta de previsión en los autobuses por las obras de la línea 3 del metro que, esta mañana, ha impedido a muchos usuarios utilizar el servicio de bus alternativo. Además, también piden que se garantice que las personas con silla de ruedas puedan subir al bus, según apuntan, una usuaria se ha quedado fuera por no haber buses accesibles.

Desde Compromís se han mostrado muy críticos con la gestión de FGV de las obras de la línea 3 y de no haber previsto los usuarios que podían usar este servicio. El alcalde de Albalat, Nicolau Claramunt, a primera hora de la mañana, ha contactado con FGV para pedir explicaciones, y segú ha apuntado, desde FGV "están trabajando en el aumento de las frecuencias porque mañana no paso el mismo que ha pasado hoy", también ha apuntado que en caso de que no cambie la situación, "continuará presionando porque se resuelva”. El alcalde de Meliana, Josep Riera, por su parte ha insistido en la necesidad que estos buses tienen que ser "sustitutorios del servicio de metro garantizando los mismos horarios previos a las obras”, además de habilitar “zonas para proteger el sol dadas las altas temperaturas que estamos sufriendo”.

Finalmente, el alcalde de Foios, Sergi Ruiz, ha recalcado la necesidad de garantizar un transporte público “eficiente, sostenible y de calidad” que consiga “reducir el uso de coche privado para los desplazamientos”; en este sentido es “necesario mantener las mismas frecuencias anteriores y confía que se solucionará lo antes posible”.