Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"Masies no es el basurero de Moncada"

Los vecinos de la zona protestan ante la falta de labores de mantenimiento y limpieza por parte del ayuntamiento

Una mujer con un carrito paseando por la carretera en Moncada. LEV-EMV

Pasear por Masies, urbanización perteneciente a Moncada, se ha convertido en una carrera de obstáculos en la que se han de sortear los residuos, los socavones, los baches e incluso los vehículos en las muchas de las zonas en las que sus aceras desaparecen o se encuentran en mal estado. Además, sobre todo en invierno cuando anochece antes, debido a la falta de alumbrado, “pasear al perro o ir en bicicleta es todo un reto y muchos de los vecinos optan por ir con la linterna del móvil encendida para poder mirar por el suelo lo que van pisando”, explicaban los miembro de la asociación vecinal de la zona.

Masies es una zona de chalets situada en Moncada que disfruta de la tranquilidad que ofrece el monte y la naturaleza, pero la realidad es que sus bordillos y las aceras de sus calles están devorados por la maleza seca, lo que supone, además, un riesgo para los incendios en estas recientes olas de calor. Además, de los muchos solares que se encuentran llenos de despojos, residuos y poda, “lo que supone un peligro con el calor que está haciendo ahora”, señalaban los afectados.

Moncada ha abandonado a Masies. Hemos tenido diferentes reuniones con el ayuntamiento y siempre nos dan la razón y nos aseguran que van a actuar, pero nunca hacen nada. Únicamente pasan a podar las avenidas principales ahora para las fiestas, ya que por ellas pasan una ruta a pie y una ciclista y quedaría mal en la televisión dar una imagen de ‘zona descuidada’, aunque esa sea la realidad en la que vivimos los vecinos. Cualquiera que decida pasear una calle más allá se dará cuenta”, explicaban desde la Associació de Veïns de Masies.

Estado de uno de los caminos en Moncada. LEV-EMV

Asimismo los vecinos aseguran hartos que “Masies se ha convertido en el vertedero de Moncada, no somos su basurero”, ya que según afirmaban son “muchos los procedentes del núcleo del pueblo los que acuden a los solares a deshacerse de muebles o poda”. “Se supone que han de venir a recogerlo, pero pueden pasar meses y todo lo que se ha tirado sigue ahí y ahora con la ola de calor es muy peligroso, como estamos viendo con los numerosos incendios. El año pasado ya tuvimos algún susto cuando por la sequedad de los residuos de un descampado, se quemó alguna zona”, exponíann los afectados.

Una de las vecinas que vive en Masies desde hace siete años relataba que cuando llegó ella también dejaba su poda en los solares, “porque pensaba que eran basureros en los que, pasados unos días venían los trabajadores a recoger los residuos. Cómo estaba tan sucio, pensaba que ese era su uso. Sin embargo, ahora ya deposito las bolsas delante de casa, pero pasa mucho tiempo hasta que las recogen y al final las aceras se llenan de poda y dificultan el paso de las personas”.

Otro de los problemas de suciedad con los que cuenta Masies es el estado de los contenedores y sus alrededores. “En muchas ocasiones es imposible acercarse a tirar la basura por todos los residuos que se encuentran alrededor, donde incluso hay garrapatas. Hace unos años cambiaron los contenedores que contaban con palanca para echar la basura, por estos en los que tenemos ahora, que solo disponen de tapa. Esto dificulta la tarea a muchas personas mayores que dejan los residuos por el suelo”, detallaban los vecinos.

Acumulación de basura en una acera de Masies. LEV-EMV

Asimismo, los vecinos de la zona denuncian también el mal estado de las aceras. Y es que la mayoría de ellas las realizaron los propietarios de las viviendas como parte de la obras de las casas, por lo que “cada una es diferente, algunas no cuentan con las medidas adecuadas, otras tienen árboles en medio y otras están rotas y cuentan con agujeros. Esos socavones los hemos solucionado los propios vecinos con trapas provisionales, ya que el ayuntamiento nos dice que el material que necesitan tarda mucho en llegar, pero ya llevamos así años”, subrayaban los afectados.

El problema principal con el que cuenta la zona es que el plan de servicios y dotaciones que el Ayuntamiento de Moncada destina a Masies data de 2013 y según los afectados “la población de la zona ha crecido considerablemente en estos años y ya no es únicamente un área de veraneo. Solo pedimos un mínimo de atención”, reclamaban desde la asociación.

Por otra parte, el alumbrado con el que cuenta Masies “resulta algo precario”, porque muchas de las calles carecen de él. De esta manera, los vecinos exponían que los lugares en los que había farolas era porque las habían pagado ellos mismos. “Según los metros de vivienda de los que somos propietarios pagábamos una cantidad u otra”.

Estado de una de las aceras de Maseis. B.M.

No obstante, los vecinos destacaban que en 1952, como se recoge en el libro de uno de los aniversarios de la fundación, “en una de las actas del ayuntamiento, ya se veía reflejado la necesidad de dotar a la zona con aceras y alumbrado”.

Somos un barrio más de Moncada, ya que no vivimos en una urbanización cerrada, pero el ayuntamiento nos tiene olvidados desde hace años. Somos la última de sus prioridades y las actuaciones que se hacen aquí se hacen a medias. Sin embargo, para pagar los impuestos sí que se acuerdan de nosotros, tanto es así que pagamos por acera y alcantarillado, cuando ni siquiera tenemos o, en el caso del bordillo, nos lo hemos instalado nosotros”, insistían los vecinos.

Sin embargo, gracias al movimiento vecinal que se ha generado en Masies, son muchas las iniciativas que se llevan a cabo y que unen a toda la población de la zona. Por ejemplo, desde el año pasado se celebra el día de la limpieza en septiembre en el que el ayuntamiento colabora con la población dotándola de equipamiento para poder recoger algunos de los residuos. “Son actividades voluntarias que realizamos porque queremos ver nuestro espacio cuidado. No obstante, el ayuntamiento no nos ofrece ninguna subvención, a partir del año que viene contaremos con 500 euros, que ya es algo, pero no nos cubre la mayoría de actuaciones que llevamos a cabo”, terminaban los vecinos.

Compartir el artículo

stats