Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sant Roc se quita la mascarilla en la apertura de las fiestas patronales de Burjassot

Sant Roc por las calles de Burjassot en el primer traslado. V. Ruiz

La Ciudad de los Silos está de fiesta. Un Sant Roc sin mascarilla pudo “aparcar el tractor” y comenzó su peregrinación por los barrios de Burjassot a la vieja usanza, sobre los hombros de sus clavarios y de voluntarios portadores procedentes de las comisiones falleras y entidades culturales en general. El año pasado, siguiendo la pauta del protocolo anticoronavirus en plena quinta ola, el Patrón no tuvo más remedio que protagonizar los tradicionales traslados acomodado en el remolque de un vehículo agrícola y sin hacer parada en la sede de los colectivos y de las distintas demarcaciones parroquiales del municipio que cada agosto lo homenajean. La mayoría de los vecinos lo saludaron desde los balcones.

Pero este año, más controlada la pandemia, cambiaron las tornas. Soplan otros vientos. Los traslados, en medio de música, traca, ‘picaetes’ y, sobre todo, de la devoción de muchas personas, volvieron a las calles como se los conoce desde 1990. Se concibieron como una “explosión de alegría y fervor” para “acercar la imagen del Santo a cada rincón de la ciudad”. La idea, que se le ocurrió al entonces clavario mayor, Enrique Fernández Pareja, cuajó. Y “en eso estamos”.

Clavarios, representantes falleros y autoridades municipales en el casal de Fermín Galán. Vicent Ruiz

Como es costumbre, y con el actual clavario mayor al frente, Francisco José Dauder Estopiña, la primera salida del Peregrino se desarrolló desde su ermita hasta la iglesia de San Juan de Ribera, donde pasó la primera noche de este singular viaje en su XXXII aniversario. Durante el trayecto, Sant Roc visitó las fallas Fermín Galán, Mendizábal y Maestro Lope, que lucieron las mejores galas y adornaron los casales para recibirlo. La Agrupación Musical Los Silos puso los pasodobles para una fiesta en la que no faltaron las flores ni los ramos de fuegos artificiales. Como cantó el poeta Estellés en dos versos alusivos a las fiestas patronales, “Burjassot, un nom de pólvora, / escrit en lletres de foc”.

El Patrón se despide de la falla Mendizábal. V. Ruiz Sancho

El arranque de los traslados de San Roc contó con la presencia de una representación municipal encabezada por el alcalde, Rafa García, y el concejal de Fiestas, Manuel Pérez Menero, acompañados de los representantes de asociaciones que velan por el cultivo y conservación de las tradiciones y, en particular, la de aquel “cooperante” de alta cuna (1295-1348/50 o 1317-1376/79, según fuentes) que donó todo su patrimonio para ayudar a los menesterosos y combatir las enfermedades.

Compartir el artículo

stats