Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"Los municipios de l’Horta deben ponerse las pilas en hacer planes de accesibilidad"

El Cermi atenua el notable dado en el diagnóstico de la GVA porque debe servir como herramienta para la implementación de más medidas -Cocemfe espera “que los ayuntamientos no escatimen recursos” para solucionar las carencias existentes

Problemas de accesibilidad en una acera denunciados en el entorno del polígono de Alboraia. PP

 Un notable, pero entre comillas. Es la valoración que se hace desde las asociaciones personas con discapacidad en la Comunitat Valenciana como Cermi y Cocemfe, al diagnóstico de accesibilidad en la edificación y en los espacios públicos urbanizados realizado por la Generalitat Valenciana a través del Infraestructura de Datos Espaciales Valenciana (IVEF) en colaboración con el Institut Cartogràfic Valencià durante 2021 cuyos datos publicó este jueves Levante-EMV y que indican que la comarca de l’Horta Sud aprueba con una media de 72 puntos sobre 100 en materia de accesibilidad.

Para el presidente de la delegación del Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (Cermi) en la Comunitat Valenciana, Luis Vañó, quien precisamente formó parte del comité encargado de ese diagnóstico, no hay que tomar este diagnóstico como un éxito, sino como una “herramienta para que pueda ser utilizada por los ayuntamientos para implementar medidas en busca de esa accesibilidad general”. Y es que, pese a la buena nota sacada por los consistorios, este diagnóstico también revela que apenas un tercio de los municipios cuentan con un Plan de Accesibilidad en vigor. Así, solo Mislata -el más accesible de l’Horta con 90 puntos-, Quart, Aldaia, Alaquàs, Torrent, Paiporta, Alfafar, Albal, Benetússer y Beniparrell, estos dos últimos precisamente de los menos accesibles de l’Horta con 57 y 54 puntos respectivamente, cuentan con este documento. El Cermi tiene clara la causa de esta ausencia de planes de accesibilidad. “Es fácil coger una ayuda y poder hacer accesible un edificio público, pero cuando ya hablamos de itinerarios y espacios públicos etc, se requiere de la elaboración de un estudio previo, no solo realizado por los técnicos sino también con las personas con discapacidad que detecten los problemas y obstáculos, y eso es costoso”, señala Vañó, quien advierte que “precisamente este estudio se ha hecho para eso. Es un toque de atención a los municipios que no tiene plan para que se pongan las pilas y lo hagan, porque la Generalitat ya se ha encargado de hacer el estudio”.

“Es fácil coger una ayuda y poder hacer accesible un edificio público, pero cuando ya hablamos de itinerarios y espacios públicos, se requiere de la elaboración de un estudio previo con los técnicos junto a las personas con discapacidad, y eso es costoso”

Luis Vañó - Presidente de Cermi CV.

decoration

En ese sentido, el presidente de la Confederació de Persones amb Discapacitat Física i Orgànica de la Comunitat Valenciana (Cocemfe CV), Juan Mondéjar, considera que “todo estudio de análisis de la accesibilidad de un espacio es positivo siempre y cuando se lleven a cabo las obras necesarias para arreglar las carencias detectadas en el estudio, y estas carencias se deben resolver de manera global y universal sin escatimar en recursos económicos”. Para ello, Mondéjar advierte que “es conveniente encontrar en cada caso la solución más adecuada y consultar con las personas con discapacidad para evitar intervenciones que no son útiles o sobregastos innecesarios para arreglar malas soluciones. En ese sentido, recuerdan desde Cocemfe que es importante que se reserven partidas presupuestarias en todos los municipios y ayudas supramunicipales.

“Consideramos que es positivo crear mesas de trabajo con el sector de la discapacidad para compartir cuestiones de metodología y planificación para garantizar que los trabajos se adecuan a las necesidades de las personas con discapacidad"

Juan Mondéjar - Presidente de Cocemfe CV

decoration

Tanto Cermi como Cocemfe defienden la implicación de las personas con discapacidad para poder implementar medidas adecuadas. “Consideramos que es positivo crear mesas de trabajo con el sector de la discapacidad para compartir cuestiones de metodología y planificación para garantizar que los trabajos se adecuan a las necesidades de las personas con discapacidad. Es lo que solemos recordar: nada para la discapacidad sin la discapacidad”, concluye Mondéjar.

Carencia de accesibilidad cognitiva

El Cermi también quiere reivindicar que este diagnóstico no es de accesibilidad universal porque solo se han tenido en cuenta los problemas de las personas con movilidad reducida, y no a las personas con discapacidad cognitiva. “Son más de 180.000 las personas con discapacidad cognitiva en la Comunitat y merecen también un diagnóstico que las incluya y así se lo trasladé a Alberto Rubio, director general de Calidad, Rehabilitación y Eficiencia Energética de la Generalitat Valenciana”. Según cuenta Vañó, Rubio se comprometió a que después de verano se eligiese algún municipio en concreto para poder realizar un diagnóstico teniendo en cuenta a las personas con discapacidad cognitiva.

Visor geoaccesible "inaccesible"

Para el Cermi, también consideran una incongruencia que el visor de geoaccesibilidad realizada por la Generalitat Valenciana junto a Instituto Cartográfico para poder informar de la accesibilidad en los municipios “sea tan inaccesible. Es una página muy complicada. Es difícil encontrar los datos y más para las personas con alguna discapacidad. Ya de por sí, se tenía que haber hecho una web que garantice la accesibilidad universal, y no es así”.

El presidente Luis Vañó cree que es muy importante que los consistorios no se acomoden y seguir implementando acciones en busca de la accesibilidad universal, “porque una ciudad accesible no solo beneficia a las personas con discapacidad sino a toda la población”.

Compartir el artículo

stats