Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Pobla desbloquea otro edificio inacabado de 148 viviendas en la playa

La Sareb retoma la construcción paralizada hace 15 años presionado por el incremento del IBI y la amenaza de venta forzosa -La primera acción es achicar el agua ante las quejas vecinales por las plagas de mosquitos

Finca de apartamentos a medio construir abandonadas en La Pobla de Farnals. GERMAN CABALLERO

 La Pobla de Farnals está cerca de conseguir acabar con otro de sus edificios “fantasma” en la zona de la playa que dejó la crisis inmobiliaria a finales de la primera década de siglo. Después de verano, cuando se acabe con la restricción de obras en periodo estival vigente en esta localidad de l’Horta Nord, no solo se retomará la construcción del hotel l’Áncora que acabó en venta forzosa sino también de otro bloque de 148 viviendas conocido como el de Prodaemi, promotora de dicha construcción, que está situado entre las calles Costera, Cantarranas, Safor y Lepanto.

Ha sido el alcalde de la localidad, Enric Palanca, el que ha informado que ya empiezan las obras de acondicionamiento del este edificio vaciando los sótanos de agua estancada, que era objetivo e múltiples quejas vecinales debido a la proliferación de plagas de mosquitos.

Fue en 2006 cuando se iniciaron las obras de una ambiciosa promoción de 148 viviendas, con dúplex , apartamentos y garajes en sótano en una manzana situada en la zona de playa de la localidad de l’Horta Nord. Pero llegó la crisis ,y la empresa se quedó sin liquidez después de que los bancos no le concediesen más préstamos y en 2009 entró en concurso de acreedores con un pasivo total que superaba los 230 millones de euros, dejando la promoción si n acabar y adeudando a muchos compradores que ya habían realizado pagos por adelantado.

La acumulación de agua en los sótanos generó quejas vecinales por las plagas de mosquitos. GERMAN CABALLERO

Ya en 2013, el consistorio, con el popular José Manuel Peralta en la alcaldía, declaró caducada la licencia de construcción tras desestimar la prórroga presentada por la promotora con sede en Tavernes Blanques. Incluso dicho alcalde, ante la inactividad y pasividad de la propiedad, impuso varias multas coercitivas en 2013 y 2014, además de tener que acometer el consistorio algunas actuaciones necesarias para que se cumpliesen las condiciones mínimas de seguridad para los vecinos de la zona.

Amparados por la Lotup

La empresa quebró y el edificio pasó a manos de la Sareb. Ahora, según explica Enric Palanca, fue esta entidad bancaria quien retomará las obras tras presentar en mayo una licencia de construcción. Una acción que en parte el propio alcalde atribuye a la presión ofrecida desde el consistorio después de inscribir todas las viviendas del proyecto para que empezaran a pagar IBI en vez de pagar como hasta ahora por el solar a medio construir. También por la amenaza de una posible venta forzosa, al igual que ocurrió con el hotel l’Áncora, después de que en Junta de Gobierno en junio de 2021 diera un plazo de dos meses para solicitar una nueva licencia urbanística para terminar las obras amparada por la Lotup, que establece que «los solares o parcelas deberán ser edificados, en los plazos y condiciones establecidas en el planeamiento». Por ese motivo, la Sareb ha tenido que edificar otorgando, tal y como se estipuló en dicha Junta de Gobierno, una fianza del 5% del coste de las obras mediante la presentación del proyecto de edificación. Proyecto que se llevará a cabo en otoño, ya que, tal y como advierte Palanca “a pesar de que pueden empezar las obras, la ordenanza no permite nuevas construcciones desde el 1 de julio hasta el 15 de septiembre en el núcleo de la playa. No obstante, sí tienen permiso para vaciar y limpiar el complejo, como actuación previa para la finalización de los edificios abandonados a partir de septiembre en lo sucesivo”.

Compartir el artículo

stats