La Policía Nacional ha detenido en Burjassot a un hombre de 40 años por presuntamente apuñalar a la expareja de su hermana después de que este la amenazara. El apuñalado también ha sido arrestado porque estaba en búsqueda por un delito de malos tratos hacia su ex y en el momento de la detención se encontraba en el domicilio de la mujer, amenazándola a gritos en presencia de los agentes.

Sobre las once de la noche del pasado viernes, el 091 recibió el aviso de que un hombre estaba en el domicilio de su expareja en Burjassot en actitud agresiva, informa Jefatura.

Los agentes se presentaron en el menor tiempo posible, ya que tenían conocimiento que el día anterior se había producido una intervención en la misma vivienda por amenazas y malos tratos, así como de que el sospechoso tenía una orden de búsqueda.

Una vez allí, los policías localizaron a un hombre con abundante sangre en cara, abdomen, brazos y manos. Lo reconocieron de la intervención del día anterior, además de observar cristales rotos del portal de la finca fracturado, por lo que lo arrestaron como presunto autor de un delito de malos tratos mientras gritaba "mañana lo va a pagar la perra esta".

En el momento de la detención, el sospechoso presentaba varios cortes, uno más profundo en el tórax, por lo que un indicativo sanitario lo trasladó a un hospital.

Tras las pesquisas, los investigadores averiguaron que el detenido fue atacado a la entrada de su domicilio por un hombre al que reconoció como el hermano de su ex. Este se abalanzó sobre él con un martillo con el que le propinó golpes y después sacó una aguja de punto con la que le apuñaló en varias partes del cuerpo, para después huir y dejarlo herido.

Seguidamente, el hombre se presentó en el domicilio de su ex y rompió un cristal del portal unos minutos de la llegada de la patrulla. Otros agentes se desplazaron hasta el domicilio del detenido y comprobaron que había un reguero de sangre.

Al día siguiente, el atacante del detenido por malos tratos fue localizado y arrestado como presunto autor de un delito de tentativa de homicidio. Este hombre, de nacionalidad española y sin antecedentes, ha pasado a disposición judicial, mientras el otro detenido está bajo custodia policial en el hospital a la espera de recibir el alta porque sus heridas no revisten gravedad.