La falta de conciencia sobre el valor del patrimonio rural unida a la inexistencia de una protección regulada, en algunos casos, ha provocado la desaparición de muchos edificios emblemáticos en el término de Torrent, especialmente en la zona de secano. Ahora, el Catálogo de Protecciones, aprobado inicialmente por el pleno y en exposición pública, recoge 11 de aquellas edificaciones, aunque de casi la mitad solo quedan los restos.

Una de ellas es la Casa de la Teja, datada entre los siglos XIX y XX, en la partida de las Palomas, de la que solo quedan en pie algunas paredes, a pesar de se de titularidad pública que delimitan un edificio de una superficie de 5 por 4 metros. También se han catalogado los restos de un refugio rural en la partida de Charcos Secos, que data de la misma época.

Una de las importantes pérdidas fue la del Mas dels Gils, de titularidad privada y en la carretera de Montserrat. Los restos revelan hasta tres hundimientos y de hecho, se sitúan en un enorme agujero. Y en el Catálogo aparece también el Mas del Jutge, que da nombre a un pequeño núcleo rural de viviendas, cuyo edificio de referencia, datado en el siglo XVIII, fue demolido en 1940. Actualmente solo quedan restos, que son los que se han protegido.

Lo que queda del Mas dels Gils. Laura Sena

También en el grupo de este tipo de patrimonio en riesgo, ahora catalogado, está el Corral de Manyet, inmueble privado situado en la partida de l’Horteta, a unos 100 metros de la vereda de Aragón. Aunque su estado de conservación es malo, con parte de los muros y edificaciones derruidos, el equipo redactor del catálogo considera que su rehabilitación no es urgente. 

Mejor suerte corren las alquerías (de zona de regadío) Mas de Ràfol y Masía Don Pedro o Mas de Baviera, ambas datadas entre finales del siglo XVII y principios del XVIII y en buen estado de conservación. La primera «consta de una vivienda principal, de dos alturas y una cambra en la parte superior, cuya planta es en forma de L, con una plaza ajardinada», además de otros edificios. «La fábrica de los muros de la alquería está construida en la técnica de tapial» y «la cubierta se remataba con la colocación de tejas morunas. Respecto a la segunda, es «un edificio dedicado a la explotación agraria con zona de vivienda pudiente y zonas anexas propias de almacenamiento, caballerizas, corral y etc».

Mas de Ràfol. Laura Sena

Y en el secano, se han catalogado también el Mas de Palomares, el de Covatelles y el Hort de Villa Hermosa, todos en relativo buen estado y que datan del siglo XIX. El grupo se completa con la Barraca de Sardina, en medio de una parcela agrícola y que podría remontarse al siglo XVI.

Reclaman restaurar el Corral de Manyet

La Comissió 9 d’Octubre de Torrent ha formulado una petición en materia patrimonial por registro al consistorio, en la que reclama que se ordene la restauración del Corral de Manyet, una de las construcciones del secano que recoge el catálogo y que está altamente deteriorada. Según la ficha, se trata de un corral «cuyo muro que lo envuelve deja entrever una planta cuadrada» en la que «existen diferentes accesos para que el ganado pueda acceder (...) con facilidad».

Muro exterior del Corral de Manyet. L-EMV

«Los espacios de ocupación humana se localizan tanto dentro como fuera del corral», dice la ficha, además de destacar que «en una de las estancias junto al corral, que presenta puerta y ventana, hay un hogar y dos bancos a cada lado para dormir» mientras que «el otro habitáculo ya se encuentra fuera del corral, adosado al muro en el que se encuentra la puerta de entrada (su construcción es claramente posterior), presenta un hogar.

Dado que el Corral de Manyet está catalogado como bien de naturaleza etnològica» en el nuevo documento pero «se encuentra en estado de auténtico abandono» con alto riesgo desaparecer, según la ficha municipal, la Comissió 9 d’Octubre ha reclamado que se emita una orden de ejecución por parte del Ayuntamiento de Torrent, en la que se dicte su «inmediata restauración» para preservar su «integridad arquitectónica», además de habilitarse una partida en los presupuestos municipales por si cabe la ejecución subsidiaria