Suscríbete Levante-EMV

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Dependencia

Solo tres residencias concertadas son específicas para personas autistas en toda la Comunitat Valenciana

La Fundació TEA pide crear una red pública potente para estos casos -La entidad defiende que el joven de Manises con brotes agresivos necesita un diagnóstico psiquiátrico y tratamiento específico para su problema de conducta

Carmen da la medicación a su hijo de 31 años, autista y con brotes violentos, a la espera de una plaza en una residencia. Fernando Bustamante

En la Comunitat Valenciana solo hay tres residencias específicas para personas con Trastorno del Espectro Autista (TEA), el recurso que ha aconsejado la Conselleria de Igualdad para el hijo de Carmen y Paco, de 31 años, autista y con conducta violenta tras la búsqueda, todavía sin éxito, de plazas para este caso de esta familia de Manises.

Dos de los centros están en Castelló (El CAU, el primero que hubo en el territorio valenciano e impulsado por profesionales y otro recién estrenado a iniciativa de la Asociación de Padres de Personas con Autismo de Castelló) y uno en Alicante (El centro Infanta Leonor de la Asociación de Padres con Autismo de la Comunitat Valenciana). Estas residencias tiene, además, centros de día.

A ellas se suman un centro de día en y una casa tutelada en València (impulsada por la Asociación Valenciana de Personas con Autismo 'Avnap'). Todos estos recursos son concertados y fueron creados por asociaciones de padres y madres y de profesionales. Tienen un concierto con la administración pública valenciana, lo que significa que es la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas la que mantiene estos centros y la que deriva a las personas usuarias, en función de la urgencia, a cada centro.

Pero no hay centros públicos específicos y los concertados están "desbordados", tal como afirma la presidenta de la Fundación TEA de la Comunitat Valenciana, Amparo Fabra, y madre de una persona autista.

La lista de espera es de 606 personas


Actualmente, la lista de espera para plazas residenciales para personas con diversidad funcional (no específicas de autismo) es de 606 personas, según datos proporcionados por la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas. En la Comunitat Valenciana hay 26 residencias de personas con diversidad funcional (engloban todo tipo de discapacidades) que “no están preparadas para atender a personas con el diagnóstico de este caso”. Con todo, Igualdad trabaja para ampliar recursos y comenzar a crear una red pública.

“Con la apertura del centro de día TEA de la Fundación XAM en el año 2019, se pudo dar salida a muchas personas con diagnóstico TEA, pero a aquellas con una problemática más grave que requieren atención residencial, no se puede facilitar recurso para poder dar la atención específica que precisan”, explican.

En el caso que desveló ayer este periódico, el del chico de Manises con brotes violentos que vive encerrado en una habitación a la espera de una residencia, se precisaría una atención específica y psiquiátrica para abordar los problemas de salud mental que se entrelazan con el autismo. En este sentido, Igualdad ha anunciado la licitación del primer centro público para enfermos mentales de València en los terrenos del antiguo psiquiátrico de Bétera y plantea, a largo plazo, dotar de recursos específicos a las residencias planteadas en el Plan Convivint para atender casos como el del hijo de Carmen.

Asimismo, la portavoz de la fundación apunta que, además de las pocas plazas disponibles en este recurso específico, en el caso del hijo de Carmen y Paco, "habría que valorar también su problema de salud mental". "Estuvo ingresado en psiquiatría y todavía no tiene un diagnóstico. El autismo es lo de menos en este caso, pues él ha crecido siendo sociable" y "el autismo nunca le ha impedido llevar una vida normalizada", afirma. "Si tienes autismo y desarrollas otra patología, en este caso mental, todo el mundo se coge a ese primer diagnóstico y este chico lo que necesita es otro diagnóstico de salud mental para readaptar su medicación", añade.

"No hay centros para este tipo de casos, hay que ampliar la red pública. Los casos complejos requieren soluciones complejas y eso es caro, pero hay que hacerlo"

Amparo Fabra - Presidenta de la Fundación TEA de la Comunitat Valenciana

decoration

Por eso, cree que una residencia específica de TEA "no sería ideal para él". "Necesitaría un recurso donde se atendiera su salud mental. Él no encajaría en un centro especializado en TEA, porque tiene problemas más graves de salud mental, que son los que más hay que tratar", valora Fabra. El problema: "no existen esos recursos públicos".

Las asociaciones un centro de estudio para casos complejos

La presidenta explica que, en este sentido, las asociaciones que trabajan con personas autistas de toda España reivindican, desde hace años, la creación de un centro específico de estudio para casos complejos que también asesore a las familias. Además, piden más dotaciones. “Todos los recursos los hemos creado las familias, pero si no hay una red de centros públicos no se cumplen las necesidades. Eso lo tiene que crear la administración y los concertados tenemos que ser un apoyo. Si no fuera por nosotros, no habría nada o casi nada. Los casos complejos requieren soluciones más complejas y, por qué no decirlo, más caras pero necesarias”, asevera Fabra.

"Somos conscientes de la necesidad urgente de centros específicos"


Fuentes de la Conselleria de Igualdad aseguran ser "conscientes de la "necesidad urgente" de "crear centros específicos para personas con Diversidad Funcional de carácter público". "Estudiamos, dentro de la dificultad inversora que supone la infrafinanciación valenciana y el remontar en tan sólo siete años un sistema de servicios sociales centrado en lo privado y sin apenas presencia pública, que futuras inversiones del Pla Convivint incluyan dependencias de este tipo", explican.


No obstante, la conselleria defiende que, poco a poco, "algo se avanza" pues en breve, con la licitación del CEEM de Bétera, habrá en cada provincia un centro de salud mental después de abrir el de Alcossebre (la pasada legislatura) y de reabrir el que estaba cerrado en Alcoi por el antiguo gobierno autonómico del PP.


"Estos casos tan graves surgen periódicamente porque la necesidad está ahí y no se le puede dar respuesta en ninguna plaza pública", explican y matizan que, en muchas ocasiones, "la respuesta viene de la mano de una Prestación Económica de Atención Residencial, fuera de esta Comunidad Autónoma, casos de enfermos con patologías duales o problemas de comportamiento graves". Por eso, "a la larga, la conselleria contempla un plan para dotar de recursos específicos en TEA y en Daño Cerebral en las residencias planeadas del plan Convivint".

Compartir el artículo

stats