El incidente del pasado viernes en la celebración de actos de bous al carrer de Paiporta en el que un hombre de 44 años resultó herido (aunque ya está fuera de peligro), ha agravado todavía más la fractura del gobierno local, Compromís y PSOE, sobre la celebración de actos taurinos en el municipio.

Si bien en 2018 la localidad dejó de celebrar festejos taurinos tras la muerte de un recortador -no se prohibieron, pero se dejaron de dar permisos para ocupar la vía pública a las peñas- el conflicto surgió hace unos meses cuando la alcaldesa socialista, Maribel Albalat, autorizó para este año la ocupación de las calles para actos taurinos, de acuerdo a su potestad para hacerlo al acceder a la alcaldía cumpliendo el pacto con Compromís en el que se repartían la vara de mando.

Algo que los de Compromís vieron como "una decisión unilateral" y contraria al pacto de gobierno acordado. Desde entonces, las desavenencias entre partidos sobre esta cuestión no han cesado en los últimos meses. De hecho, el pasado jueves, Compromís presentó una moción en el pleno municipal para declarar Paiporta "localidad amiga de los animales y contraria a la práctica de cualquier tipo de actividad, espectáculo o práctica que implique violencia contra los animales" y que el ayuntamiento no fuera favorable a cualquier actividad o festejo taurino en terrenos públicos o privados del municipios. Una propuesta que no salió adelante por los votos en contra del PSPV Paiporta, Partido Popular y Ciudadanos.

"No podemos aceptar con normalidad una fiesta peligrosa"

Ahora, con el último incidente el pasado viernes de madrugada (solo un día después del pleno), Compromís reitera que "no podemos aceptar con normalidad una fiesta en el que el peligro, los heridos o incluso los muertos pueden aparecer en cualquier momento", apunta el portavoz del grupo, Pep Val. Por eso, insiste en que no se vuelvan a dar autorizaciones por parte de la alcaldía. "Nosotros sufrimos, como responsables políticos, cada vez que hay una fiesta en la que pueden haber heridos graves".

Asimismo, pidió responsabilidad a las peñas. Con todo, adelantaba que ellos no romperían el pacto de gobierno. "Nosotros estamos siendo responsables, entendemos que quien está rompiendo el pacto de manera unilateral es el PSOE y pedimos responsabilidades". Respecto al voto en contra del pleno del jueves pasado, Val opina que los socialistas "buscan los aplausos de PP y Vox en contra de nosotros, sus socios de gobierno".

Por su parte, fuentes socialistas no quisieron profundizar en el tema ayer, preguntadas por este diario y se limitaron a reiterar que la alcaldía autorizará la ocupación de la vía pública "a todas las asociaciones que lo soliciten y realicen actividades dentro de la legalidad". Asimismo, dijeron que desde el consistorio "se han puesto todas las medidas de seguridad adecuadas para que no haya alteraciones o altercados".