El cantautor y concejal Pau Alabajos no repetirá como candidato a la alcaldía de Torrent por Compromís en las elecciones municipales de 2023. Así lo ha confirmado a Levante-EMV una vez ha tomado la decisión y mientras la coalición se encuentra inmersa en el proceso de decidir el método por el cual confeccionará la lista.

Alabajos afirma no ser partidario de "la acumulación de mandatos" por lo que considera que, ocho años, que se cumplirán en 2023, son el tiempo suficiente y es el momento de dejar paso a otra persona para que lidere el proyecto. "Nadie es imprescindible y hay personas suficientemente preparadas", asegura el edil.

Pau Alabajos encabezó la lista en el año 2015 y logró cuatro concejales, a pesar de la crisis interna que meses antes vivió el partido, tras la salida forzada del anterior portavoz, Vicent Beguer. Sus votos y los de Guanyem dieron la alcaldía de nuevo a Jesús Ros (PSPV) que había vuelto a la política una década después de abandonarla, ya que la fuerza más votada había sido el Partido Popular que lideraba Amparo Folgado, una fuerza que ostentó la alcaldía durante ocho años.

"En 2015 había una situación política y social compleja en Torrent tras ocho años de Partido Popular y de políticas conservadoras y de derechas, y vi que era el momento de tomar partido y así lo hice. La situación cambió de forma importante aunque todavía queden asignaturas pendientes", valora Alabajos, además de reconocer lo mucho que ha aprendido en dos legislaturas "porque desde dentro las cosas se ven de otra forma".

El concejal recuerda el proceso participativo que Compromís llevó a cabo para decidir su hoja de ruta e "impulsar un nuevo Torrent con otras fuerzas políticas". Y además, Alabajos diferencia entre una primera legislatura en la que el PSPV se tuvo que apoyar en Compromís y Guanyem para adoptar muchas decisiones y una segunda en la que "no quiso reeditar el Botànic a nivel local y se apoyó en la derecha", ya que el PSPV pactó con Ciudadanos.

Prestar un servicio público

"Recomiendo la experiencia porque es una forma de prestar un servicio a las personas con las que convives, con las que te cruzas día a día en la calle", añade, aunque matiza que ello también conlleva una carga extra de trabajo, "especialmente si se compagina con la profesión", como ha sido su caso, ya que no ha dejado su carrera artística. "Dedicarte exclusivamente a la política supone el peligro de acabar dependiendo de ella y esto da lugar a situaciones complicadas que, en mi caso, no quise", asevera.

Aunque la aportación de Compromís se ha dejado en numerosas decisiones, hay dos temas centrales que la coalición abandonó y no se han conseguido: la remunicipalización de dos grandes servicios públicos, el agua (prestado ahora por una empresa mixta con participación municipal) y l'Auditori (en manos de una empresa privada". "No hemos tenido la mayoría suficiente para presionar al gobierno local y, en su caso, no ha habido voluntad de adoptar estos cambios.