El Ayuntamiento de Mislata se ha marcado el plazo de un año para cambiar el nombre de tres calles con denominación franquista que aún perviven en la ciudad: Victor Pradera, Antonio Molle y Obispo Manuel Ururita. Así lo ha comunicado el consistorio al Senado, ante la reclamación formulada por el senador Carles Mulet, según el listado que realizó la Comisión Técnica de Memoria Histórica. Otros municipios ya emprendieron procesos similares e incluso algunos como Quart de Poblet, lo culminaron en base una consulta popular.

Respecto a Antonio Molle, nacido en Cádiz y también carlista, se presentó voluntario para entrar en filas a favor del golpe militar del 36 y entró a formar parte del Tercio de Requetés de Nuestra Señora de la Merced, muriendo en un enfrentamiento con los republicanos. Se da la circunstancia en Mislata de que también hay una comisión que lleva su nombre, la falla Antonio Molle-Gregorio Gea.

Víctor Pradera fue un ideólogo bilbaino tradicionalista carlista y con un fuerte sentimiento antinacionalista que mostró ciertas simpatías por la Falange y que fue detenido tras el golpe militar de Franco de 1936,encarcelado y fusilado. Por su parte, el obispo Iruritaa, navarro al frente de la diócesis de Barcelona, fue un religioso reaccionario y antinacionalista que, tras el golpe militar fue detenido y fusilado con otros religiosos.

El Ayuntamiento de Mislata tiene la voluntad de consultar al movimiento asociativo sobre posibles denominaciones para las tres calles, por lo que se ha marcado el plazo de un año para realizar los sondeos.

Decisiones municipales

El consistorio recibió a principios de octubre de 2022 una comunicación (que ya se había realizado previamente) del senador en la que se instaba a informar sobre las acciones que se iban a llevar a cabo para cumplir las diferentes normativas respecto a la retirada de simbología franquista, tanto en los que se refiere a nombres de calles, como a placas, señalética y otras.

Calle Víctor Pradera. L-EMV

La respuesta del ayuntamiento fue el envío del acta de comisión informativa de Sociedad y Cultura, competente en el ayuntamiento de los asuntos de Memoria Histórica, del pasado 26 de octubre en la que se acordaba, en base al informe de la Comisión Técnica de Memoria Histórica, elevar a la Junta de Gobierno la petición para que se realice el cambio de nombre de las tres calles, que ha de hacerse efectivo antes del 2 de noviembre de 2023.

Asimismo, también se elevó la petición de que se inicie la retirada de todo tipo de escudos, insignias, placas y otras menciones de las calles. Todas estas decisiones se trasladarán a la dirección general de Reformas Democráticas del Gobierno de España, al Instituto Nacional de Estadística, la gerencia del Catastro y otros organismos competentes.

Comisión creada en 2016

El Ayuntamiento de Mislata ya configuró una comisión específica de memoria histórica en 2016 integrada por técnicos municipales y expertos en la materia. En agosto del 2019 se decide, tras un análisis de varios meses de trabajo, se consultó a la Conselleria de Participación, Transparencia y Calidad Democrática para que avalara el dictamen de la comisión. Como no se obtuvo respuesta, se reiteró en mayo de 2020.

Fuentes del gobierno local explican que "este proceso ha sido excesivamente largo debido a los retrasos por parte de la conselleria en dar contestación a los requerimientos municipales" ya que la respuesta referente a las calles se recibió en 2021. "En este lapso de tiempo también se procedió al estudio de retirada de vestigios franquistas a través de placas situadas en diferentes edificios privados, lo que provocó el retraso del acuerdo a tomar por el órgano competente", explican. Por ello, a finales de este octubre y tras el requerimiento de Mulet, el consistorio remitió la información al Senado.