Levante-EMV

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Feminismos

Albal teje una red de memoria feminista

El Col·lectiu per la Sororitat del municipio borda una sábana con los nombres de las más de 70 mujeres asesinadas y víctimas de feminicidios en 2022 con motivo del 25N

Un colectivo de Albal borda una manta con los nombres de las mujeres asesinadas por feminicidios en 2022 Miguel Angel Montesinos

Se reúnen los lunes por la mañana y los viernes por la tarde. A veces son más, a veces menos. Pero tienen una herramienta indispensable, la aguja, el hilo (de color violeta o lila) y la sábana blanca. El primer turno, el de la mañana, es en el mercado de Albal. Montan una mesa, colocan sus sillas y comienzan a bordar.

Florina, Claudia, Amparo, Mercedes, Ana, Encarnación, Teodora o M.ª Ángeles. Son algunos de los nombres que quedarán cosidos en la memoria por el Col·lectiu per la Sororitat de Albal. Por las mañanas, en el mercado y por las tardes, se ubican en la puerta de la Casa de la Cultura, una zona de paso próxima a la escuela de música, parte de rutas escolares y cercana a cafeterías frecuentadas.

Un colectivo de Albal borda una manta con los nombres de las mujeres asesinadas en 2022 Miguel Angel Montesinos

En lo que llevamos de año, 76 mujeres han sido asesinadas en España por violencia de género, según el portal feminicio.net. El Col·lectiu per la Sororitat de Albal lleva casi dos meses reuniéndose en espacios públicos y cosiendo los nombres de las decenas de víctimas con un doble objetivo, realizar un ejercicio de memoria colectiva, recordar a las víctimas y concienciar, visibilizar y hablar de una lacra y sus consecuencias. Por eso salen a la calle.

"Nuestro mantra es que ya que ellas no están, que no se olviden sus nombres"

decoration

"El hecho de haber estado cosiendo en la calle dos días por semana ha permitido que la gente nos viera. Nosotras queríamos que las personas se acercaran, preguntaran, para poder entablar una conversación sobre la violencia de género. Visibilizar las mujeres que han sido asesinadas por esta lacra y, sobre todo, ponerles nombres", explica Teresa Moyano, presidenta de la entidad feminista de Albal. "Nuestro mantra es que, ya que ellas no están, que conste su nombre, bordémoslo para que no se olvide".

Mujeres de Albal con la manta que han bordado con los nombres de las mujeres asesinadas de 2022 Miguel Angel Montesinos

El próximo 25 de noviembre, el Día por la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres llevarán la sábana, con todos los nombres bordados en ella, al manifiesto que se leerá frente al ayuntamiento. Es su aportación sorora, su ejercicio de memoria. Seguidamente, el día 27 participarán en una marcha por los pueblos de l’Horta Sud ellas, y todas a las que el machismo arrebató la vida, que, de alguna manera, estarán presentes a través de uno de los elementos principales de la identidad de una persona: el nombre.

Red de sororidad comarcal

Pero no solo se han quedado en las calles del municipio, las mujeres del Col·lectiu per la Sororitat se han reunido con otros grupos de mujeres para bordar los nombres en una sábana blanca en la playa de la Malva-rosa, han visitado la escuela de adultos de Catarroja y otro grupo de mujeres en Xirivella. “La idea es tejer redes a través de los nombres, conocernos, conectarnos y afianzar una red de sororidad en la comarca de l’Horta Sud”, apunta Moyano.

El Colectiu per la Sororitat de Albal nació en 2019. Antes de la pandemia. “No había ningún grupo feminista en el pueblo y pensamos que sería muy enriquecedor. Cuajó la idea y aquí estamos. El ayuntamiento nos ha apoyado y cuenta con nosotras para distintas iniciativas”.

Las mujeres del Col·lectiu per la Sororitat de Albal con la manta que han bordado con los nombres de mujeres y menores asesinados Miguel Angel Montesinos

Un pueblo pionero

En la sábana hay nombres como Florina, la mujer prostituida asesinada en Albal y que fue el detonante para que el municipio aprobara la primera ordenanza abolicionista de multa al putero, la primera de muchas que han venido después y que han convertido a Albal en pionero en la lucha. También esta el nombre de dos menores. Uno de ellos Jordi, el niño de 11 años de Sueca asesinado a manos de su padre maltratador durante una visita y a través del cual se visibiliza la violencia vicaria.

Detalle de la manta que están bordando mujeres de Albal Miguel Angel Montesinos

El colectivo nace en un municipio, Albal, que se ha erigido como pionero en la lucha feminista. Uno de los tantos que ya han dicho no a la violencia machista. Un rechazo que, según el colectivo, está cogiendo fuerza a nivel institucional pero hace falta trabajar en el sistema educativo. Ellas, por el momento, sacarán el 25N la sábana que han bordado durante meses para que las voces de las que no están continúen presentes. Más que nunca.  

Compartir el artículo

stats