Circular desde el barrio de La Coma de Paterna hasta el Parc Científic de la Universitat de València (UV) será por fin una realidad antes de que acabe el próximo año 2023. Así lo asegura el Ayuntamiento de Paterna y lo confirma la Universitat de València (UV), el organismo que tiene competencia para ejecutar las obras y que ratifica que los trabajos pertinentes ya están adjudicados, comenzarán antes del 18 de diciembre y han de finalizar antes de que acaba el primer cuatrimestre de 2023.

A pesar de que existe un puente que conecta ambos núcleos, la infraestructura ha estado cerrada durante años al no estar acondicionada la vía petrimetral, es decir, el camino que va desde el puente hasta el parque científico, cuyo agente urbanizador y responsable es la UV.

La imposibilidad de transitar esta vía, por la falta de viales, de asfaltado y de encitado a pesar de tener construida la infraestructura principal próxima a la V-31 ha sido en los últimos tres años el principal problema. Ahora, tras la pandemia, se desbloquea un proyecto reivindicado durante décadas por ciudadanía y partidos políticos de Paterna de todas las sensibilidades ideológicas.

El PP exige reactivar el proyecto y recuerda que el actual estado de la infraestructura afecta «a 6.000 vecinos»

De hecho, la actual alcaldable del PP en Paterna, Sara Palma, denunció ayer mismo la situación de stand-by de estas obras desde el 2003, cuando el puente ya estaba construido y denunció que esta paralización«afecta a 6.000 vecinos». Desde entonces, Paterna ha transitado por distintas fases en cuanto a este tema. 

Un proceso judicial en medio

El Ayuntamiento de Paterna reivindica desde hace décadas la apertura del camino, condicionado a la actuación de la universidad pública. Tanto es así que en el año 2018, el actual equipo de gobierno comenzó unas obras de mejora y mantenimiento de la infraestructura, visiblemente degradada por el paso del tiempo y el desuso de la misma, a pesar de que la competencia era de la UV.

Una vez acometida la obra de mejora, en la que se invirtieron 100.000 euros, el consistorio comenzó un periplo judicial contra la UV, mediante un contencioso administrativo en el que instaba a la institución académica a hacerse cargo del coste de una obra que, en realidad, era de su competencia. Finalmente la Justicia dio la razón al Ayuntamiento de Paterna y recibieron lo invertido en las obras de mejora del puente.

Lo único que faltaba, hasta ahora, era activar los trabajos para acondicionar el vial perimetral, es decir, un camino que de continuidad al puente hasta el Parc Científic. «El consistorio ha estado en contacto con el vicerrectorado de infraestructuras durante los últimos años para encontrar la mejor solución de manera eficiente y poder abrir, por fin, el puente de conexión», explica Eva Pérez, concejala de Urbanismo de Paterna. 

Finalmente, ese momento está a punto de llegar. Tal como han confirmado a este periódico fuentes de la universidad, el proyecto está en marcha y ya se contempla la adecuación de los viales que harán posible abrir, por fin, el puente que unirá el barrio de La Coma-Mas del Rosari, con el Parc Científic de la Universitat de València. Y en el contrato figura que no podrá demorarse más que los primeros meses de 2023.