Hace 15 años que existe un sistema informático, una base de datos donde se recogen los detalles de las mujeres víctimas de violencia de género, sus agresores y los menores implicados en casos de maltrato machista. Quince años desde que nació Viogén, una herramienta telemática e impulsada por el Ministerio de Interior para coordinar a diferentes organismos con un objetivo: proteger a la víctima a través de unos parámetros que calculan el riesgo de la misma, que también es tenido en cuenta en un proceso judicial y en el seguimiento de los casos.

La Mancomunitat de l'Horta Sud, a propuesta del presidente de la entidad, José Francisco Cabanes, ha acogido este miércoles una mesa redonda con presencia de policías locales de diferentes municipios (17 tienen Viogén del total de 20 en l'Horta Sud), Guardias Civiles y agentes de Policía Nacional, en la que se ha hecho balance de esta herramienta telemática y su evolución desde su implantación en 2007, especialmente en los pueblos que integran la comarca de l'Horta Sud.

"Protocolo cero"

Los asistentes a la charla también han destacado la utilidad del llamado "protocolo cero", una especie de guía que ayuda al agente a recabar toda la información de contexto en el caso que una mujer, finalmente niegue los hechos o no quiera interponer una denuncia para evitar que después del encuentro con la policía, la mayoría de preguntas tengan una contestación en "no lo sé" y se puedan establecer ciertas conclusiones previas.

La mesa de intervenciones, que luego se ha abierto al público asistente, ha estado moderada por María Pilar Bojó, Inspectora Jefa de la Oficina de denuncias y Asistencia a Victimas de Violencia de Género de la Policía Nacional, y en ella han participado el magistrado del juzgado de instrucción nº 2 de Torrent, Jorge Martínez Ribera; la inspectora de Policía Nacional, Estela Pardo Cerdán, y el comisario de la Policía Local de Alfafar, Santiago Valcárcel Germes.

Durante el acto, se ha resaltado la coordinación y agilidad de actuación de Viogén que permite, entre otras cosas, tener información anticipada para no hacer pasar a la víctima por interrogatorios innecesarios que "la revictimicen", tal como han comentado. Con todo, han dicho, también hay aspectos a mejorar.

Incluir a Servicios Sociales y a Cataluña y País Vasco

Así, se ha resaltado la necesidad de a aumentar la formación sobre el uso de la herramienta a todos los profesionales que la utilicen, sea Policía Local, Nacional o Guardia Civil, tanto nuevos agentes que se incorporan como compañeros y compañeras que no recibieron formación desde un principio.

Convivencia sin orden de protección

Los policías han planteado la posibilidad de detallar en el sistema de forma paralela los casos en los que la justicia no dicta orden de protección y víctima y agresor continúan conviviendo, pues aunque a nivel oficial no implique un riesgo alto, la convivencia con un agresor tiene que mantener a quienes hacen el seguimiento alerta. Asimismo, el representante de la Policía Local de l'Horta Sud ha sugerido que se incluyan parámetros de violencia económica en Viogén para que quien acceda a los datos sepa si el tema económico es determinante para la víctima y si influye a la hora de denunciar o en otras partes del proceso.

En segundo lugar, se ha puesto sobre la mesa la utilidad de integrar a los departamentos que trabajan con víctimas, como los técnicos de Servicios Sociales en Viogén para que accedan y vuelquen información relevante para proteger a las víctimas. En tercer lugar, también se ha expresado la preocupación de que las policías autonómicas de Cataluña y País Vasco no estén integradas en el sistema, lo que dificulta y ralentiza el seguimiento de víctimas que se desplazan de una comunidad a otra.

Por otra parte y, desde una visión judicial, el juez Jorge Martínez ha apuntado que una guía para los magistrados en la que se explicara qué conlleva cada tipo de riesgo decretado a través de Viogén ampliaría información a los magistrados a la hora de dictar medidas cautelares para el agresor.