El alcalde de Albal, Ramón Marí, ha abierto expediente a la empresa que gestiona la piscina cubierta de la población y los servicios que incluye el complejo deportivo, tras detectar los equipos técnicos municipales "deficiencias muy graves" que no solo pueden causar más daños en la propia instalación si no se corrigen, sino que pueden llegar a afectar a la salud de las personas usuarias. Los problemas afectan tanto al sistema general de climatización del recinto acuático como al vaso de la piscina interior.

El asunto se remonta a hace dos meses cuando comenzaron a llegar quejas al consistorio de las personas que utilizan la piscina para practicar natación. Por ello y dado que algunos de los problemas que la población apuntaba podían suponer un incumplimiento contractual, el gobierno local envió dos inspecciones técnicas, que se realizaron por los correspondientes servicios municipales el 18 y el 21 de noviembre.

Según la resolución que ha firmado el mandatario socialista, en estas dos revisiones técnicas se detectaron deficiencias consideradas "muy graves" que además están "derivadas de una falta de mantenimiento", como recogieron en un informe firmado por el cuerpo técnico de pasado 1 de diciembre. De ahí que el consistorio haya puesto en marcha la maquinaria administrativa para expedientar a la empresa.

Piscina cubierta de Albal. A.A.

"No funciona la climatización"

De este modo, "se comprueba que el sistema de climatización, ventilación y extracción no funciona y que se encuentra fuera de uso, contraviniendo el Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios", como consta en el informe y en la resolución de alcaldía. Este reglamento está amparado, a su vez, en dos reales decretos (de 2007 y 2021) que regulan este tipo de instalaciones, a efectos de que cumplan su función desde el punto de vista de la "eficiencia energética y seguridad", así como el "bienestar e higiene de las personas".

"En la zona ocupada por usuarios y trabajadores la climatización se encuentra fuera de uso lo que "puede llegar a poner en peligro la salud de las personas"

Como conclusión de este problema en el sistema de ventilación, el informe apunta que "en la zona ocupada por usuarios y trabajadores se encuentra fuera de uso", lo que "puede llegar a poner en peligro la salud de las personas" en tanto que no cumple lo estipulado en el Reglamento y "no se garantizan las condiciones óptimas de aportación de aire" que establece la legislación. Los equipos técnicos municipales proponen al consistorio que requiera a la empresa para que presente una "propuesta de soluciones a adoptar".

Otra de las salas del edificio. A.A.

Daños en el sótano por las filtraciones

Asimismo, las inspecciones técnicas detectaron "continuas y abundantes filtraciones de agua provenientes del vaso de la piscina interior" que "se evidencia que van a más y con el constante vertido de agua clorada sobre las instalaciones existentes y sobre las bandejas de conductores eléctricos, que acucian el deterioro de estas, así como el funcionamiento general de edificio". En concreto, en el informe se establece que las filtraciones están ocasionando un "deterioro avanzado" de "todas las instalaciones ubicadas en el sótano".

"Los daños, de no ser tomados en urgente consideración, se van a ver incrementadas, con el correspondiente aumento de las quejas y de la degración sistémica del complejo"

El informe deja patente que "las instalaciones, en general, y las indicaciones particulares expresadas (...) denotan una falta de mantenimiento que, de no ser tomada en urgente consideración, se van a ver incrementadas, con el correspondiente aumento de las quejas por parte de los usuarios y de la degración sistémica del complejo deportivo y de todas sus instalaciones".

Por ello, el consistorio ha abierto expediente a la firma y también le ha dado un plazo de 10 días para que presente las alegaciones que considere, además de aportar un informe pericial y una propuesta de soluciones. También el alcalde solicita al área de Tesotería que informe de los avales que tiene el consistorio de la empresa en virtud de su calidad de gestora del complejo deportivo, lo que implica informar a la entidad avalista o aseguradora también.