"Se busca voluntarios. Recompensa: amor incondicional, agradecimiento infinito, vidas salvadas, corazón pleno… y mucho más". A su manera, la Sociedad Protectora de Animales de Burjassot (SPAB) volvió a utilizar uno de los tópicos del cinematográfico Viejo Oeste –“Wanted dead or alive”– para lanzar, nuevamente, su campaña de captación de colaboradores en la causa. "Lamentablemente, el maltrato a nuestros compañeros de viaje no deja de ser noticia", dicen.

Desde el colectivo animalista invitan a todas aquellas "personas que quieran a los animales y dispongan de tiempo libre" a unirse a su red de voluntariado. Precisamente, este lunes –5 de diciembre– se celebraba el Día Internacional de los Voluntarios.

La SPAB en una campaña de sensibilización en centros escolares. Vicent Ruiz Sancho

La SPAB aprovechó la ocasión para definir la palabra ‘voluntariado’ en lo que a su labor compete: “Personas que dedican su tiempo a alimentar a nuestros animales. Las que salen a la calle, sin importarles el día o la hora, ante cualquier aviso de abandono. Gente que se preocupa por encontrar el mejor hogar para cada uno de nuestros peludos y que se desvive por conseguir los alimentos y productos necesarios para el día a día. En resumen, gente con un corazón enorme”.

La Protectora de Burjassot cuenta con ocho áreas de voluntariado: Adopciones y acogidas; Rescates y traslados; Redes sociales; Eventos y campañas; Limpieza, medicación, paseo y alimentación; Colonias felinas; Mantenimiento, y Jurídica y administrativa. Se puede colaborar “en una o en varias”. La SPAB agradece la implicación y el trabajo de los voluntarios en pro del bienestar animal: “Sin vosotros no sería posible”.