Apenas un año y medio después de que reabriera como arrocería y asador, se ha puesto a la venta el caserón que albergó durante décadas el restaurante Casa Agustín de Torrent, situado en el último tramo de la calle Gómez Ferrer de la ciudad, en la zona próxima al ayuntamiento. Diversos carteles en la fachada principal y en la cara lateral anuncian que el inmueble se ofrece a la venta.

Casa Agustín abrió sus puertas en la capital de l'Horta Sud en los años 80 del pasado siglo y, en poco tiempo, se convirtió en un espacio gastronómico de referencia tanto para comidas y cenas institucionales o empresariales, como en la celebración de banquetes de tamaño pequeño y mediano, ya que disponía de diferentes espacios en el edificio.

Edificio de Casa Agustín. L.Sena

El restaurante mantuvo su prestigio en la ciudad durante décadas con una cocina de corte mediterráneo en la que primaban los arroces y los menús clásicos. Casa Agustín fue, por ejemplo, el lugar de referencia de muchas comidas y cenas del Ayuntamiento de Torrent por diversos motivos, excepto aquellas que requerían mayor aforo.

El negocio creció al calor de la democracia, que conllevó un incremento de relaciones institucionales y empresariales

El propio crecimiento de Torrent, tanto en el terreno administrativo como en el empresarial, y el hecho de ser en ese momento la ciudad polo de atracción de otros municipios por su red de locales (entre ellos el Pino, el Romeral o el Sol) contribuyeron a mantener el negocio boyante durante décadas.

En los últimos tiempos se redujo su actividad hasta que llegó la jubilación de sus propietarios históricos. El negocio tuvo una segunda etapa a partir de 2020, cuando reabrió en plena pandemia con el nombre de "El Ball de Torrent" y con otro dueño, que siguió la misma línea de cocina mediterránea aunque modificó la carta. El negocio, no obstante, ha cerrado recientemente, y está a la venta.