El Ayuntamiento de Aldaia ha iniciado el proceso para diseñar su crecimiento en la zona norte, que une el actual casco urbano con el núcleo del barrio del Cristo. Esta área incluye dos amplias bolsas de terrenos urbanos, el de la Cautiva y el conjunto de solares de la Pedrota que quedan por urbanizar. Ambos suman más de 300.000 metros cuadrados.

Aunque el proceso para definir un suelo, cuyo desarrollo se extenderá a lo largo de 20 años, todavía está muy abierto, el consistorio parte de la base de que quiere unir el casco urbano con el barrio del Cristo con zonas residenciales en las que primen los espacios verdes y públicos, así como las dotaciones, al estilo de los planeamientos que se ejecutaron en los años 90 y 2000 en la plaza de Europa y junto al Teatre Auditori Municipal de Aldaia (TAMA).  

Vista de la futura zona residencial desde el Cinturó Verd. L.S.

«No tenemos la intención de generar vivienda porque sí sino de reordenar esos espacios y definirlos como más habitables y que aproximen núcleos. Queremos diseñar con calma esos terrenos para que primen los espacios públicos», explica el alcalde de Aldaia, Guillermo Luján.

El primer paso ha sido la recalificación de 177.000 metros cuadrados de suelo de la Cautiva (en el Camí de Sant Onofre) de industrial, como estaba grafiado en el Plan General de Ordenación Urbana de los años 90 del pasado siglo, a residencial. El consistorio aprobó esta operación, que ahora tendrá que validar la Comisión Territorial de Urbanismo de la Generalitat Valenciana. A partir de ahí, comenzará el desarrollo del nuevo sector.

"No tenemos la intención de generar vivienda porque sí sino de reordenar esos espacios y definirlos como más habitables y que aproximen núcleos"

Guillermo Luján - Alcalde de Aldaia

El ayuntamiento ha optado por este cambio de uso por dos cuestiones. La primera es que, cuando se redactó el PGOU, «primaban otros criterios» pero, en la actualidad, «se tiende a separar los espacios residenciales de los industriales y no tenía sentido proyectar en ese punto un polígono». De hecho, Aldaia sitúa su crecimiento empresarial en la zona oeste, con el nuevo parque empresarial del Pont dels Cavalls, del que informaba ampliamente este diario hace unos días.

La segunda causa es que un desarrollo residencial en esta bolsa de suelo permitirá, de forma más coherente, la prolongación del emblemático Cinturó Verd (corredor que separa actualmente el casco urbano de la huerta), que el ayuntamiento acordó acometer hace meses.

Zona de la Pedrota

La segunda actuación, que se emprenderá más adelante, se sitúa a pocos metros de ésta y afecta a los diferentes terrenos que quedan por urbanizar en la Pedrota, en lo que hoy es la periferia del casco urbano por la carretera Miguel Hernández, que separa zonas de viviendas de uno de los polígonos que tiene el municipio. Este suelo, que tiene una superficie parecida al anterior aunque con otra distribución espacial, tiene ya carácter residencial.

Terrenos de la Pedrota que conectan con el Barrio del Cristo. L.S.

Además, incluye un espacio dotacional donde hace años se proyectó un colegio (construido finalmente en otro punto cercano) cuyo uso estará por definir durante el diseño de toda la zona. Respecto a otras dotaciones, una vez los cascos urbanos de Aldaia y el Barrio del Cristo estén unidos, les darán cobertura tanto el colegio de primaria el Rajolar, de reciente construcción como el CEIP Blasco Ibáñez.

El consistorio tiene que ir definiendo en los próximos meses desde el tipo de vivienda hasta la distribución espacial en ambos espacios, que cerrarán la estructura urbana.