La conselleria de Justicia no piensa dar marcha atrás a su propuesta de concentrar los juzgados contra la violencia de género de l’Horta Sud, haciendo desaparecer la presencia de este servicio en Catarroja, Quart de Poblet y Picassent. Así lo ha comunicado la directora general de Modernización y Relaciones con la Administración de Justicia, Ángels Bixquert y el director general de Reformas Democráticas y Acceso a la Justicia, José García Añón, en la reunión mantenida este miércoles por la mañana con la Mancomunitat de l’Horta Sud, a petición del alcalde de Catarroja y portavoz de Compromís, Jesús Monzó, que ha mostrado ser contrario a la eliminación de este juzgado en su localidad para ser reconducido a la partida judicial de Sueca. También han acudido a este encuentro el alcalde de Massanassa, Paco Comes, como municipio afectado por la eliminación del juzgado de Catarroja, así como el presidente de la Mancomunitat, José Cabanes, la vicepresidenta Eva Sanz (PSOE), y el portavoz del PP, Rubén Molina.

Catarroja no ha conseguido el “ok” de conselleria a ninguna de sus peticiones que venían apoyadas por el resto de municipios de la Mancomunitat de l’Horta Sud. No solo que no eliminen el juzgado mixto en Catarroja que trataba los delitos de violencia de género, sino que no esté circunscrito al juzgado de Sueca, como ha ordenado conselleria, sino al de València, mucho mejor comunicado y dentro de la comarca. Sin embargo, Justicia sí ha dejado una puerta abierta a la creación de un juzgado de la familia en Catarroja que abarque también los casos de violencia de género que se den en el ámbito familiar, además de los propios de la familia aumentando así el número de casos tratados. Una opción que se ha planteado porque desde conselleria han afirmado que el documento que concentra a los juzgados de violencia de género es activo, que se aplicará en 2024, pero que está abierto a cambios.

El objetivo es conseguir una mejor atención a las víctimas


Desde conselleria de Justicia quieren matizar que "no se elimina un juzgado de violencia de género como tal en Catarroja, ya que no existía, allí solo había uno mixto que abordaba delitos contra las mujeres, por eso pensamos que es mejor derivados a uno especializado".

Justicia afirma que "ahora mismo tenemos una justicia desigual en función del lugar de residencia de las víctimas, si viven en ciudades como Valencia sí tienen derecho a un juzgado especializado, con profesionales especializados en la materia, pero si hablamos de víctimas que residen en partidos judiciales más pequeños, sus casos son tratados por operadores jurídicos que se dedican a muchas más materias". 


Los juzgados mixtos, como es el de Catarroja, tienen que atender multitud de casos, de temática muy variada y además los asuntos que llegan de violencia machista. Suelen tener una elevada carga de trabajo, lo que en ocasiones dificulta prestar la atención que se precisa y con la sensibilidad que necesitan las víctimas. 


Por ello, la Conselleria de Justicia, Interior y Administración Pública, tras hacer un estudio de la carga de trabajo de los juzgados y de la situación territorial, ha presentado un proyecto con el objetivo de implantar una jurisdicción especializada para la violencia de género. Este proyecto pasa por la creación de nuevos juzgados y la reagrupación de otros.


En este año 2022, la Comunitat Valenciana es la autonomía que más juzgados de violencia de género crea. En 2023 habrá un total de 21 juzgados exclusivos de violencia de género. Cuando finalice nuestro plan en 2024, habrá 28. 


"No se trata, por lo tanto, de suprimir ningún servicio, sino de ampliar el número de juzgados. Además, en torno a los juzgados exclusivos, la Conselleria pone en marcha una serie de servicios de apoyo tanto a los profesionales como a las víctimas (por ejemplo, las unidades de valoración forense integral que hacen informes necesarios para la valoración del riesgo, las cámaras Gesell o las oficinas de atención a las víctimas, que ofrecen asesoramiento y acompañamiento a las víctimas durante todo el proceso)".


Además, para que la reagrupación no tenga ningún coste en las víctimas, "disponemos de un servicio de traslado gratuito para las víctimas, para las veces que sean necesarias", afirman.


 Este servicio está coordinado por las oficinas de atención a las víctimas. Según la conselleria, se trata, en definitiva, de "situar a las víctimas en el centro, de garantizar una atención especializada y de calidad, con personal especializado y servicios de apoyo. Se trata de darle a la violencia de género la categoría que se merece".

Esta posibilidad ha sido acogida con agrado por el alcalde Jesús Monzó, que sin embargo sigue viendo contraproducente la eliminación del juzgado de la violencia contra la mujer en Catarroja. “Básicamente nos han dicho que por la cifra de casos que aborda Catarroja es mejor derivarlos a otro juzgado especializado. Nosotros estamos a favor de la especialización, sabemos que es mejor para las víctimas, pero no creemos que sea bueno hacer que las mujeres de Catarroja, para denunciar, tengan que esperarse al juez de guardia o trasladarse a otra comarca, pese a que desde Justicia se hagan cargo de los traslados”, explica Monzó.

El primer edil y portavoz de Compromís en la Mancomunitat considera que si no puede ser en Catarroja, “al menos que sea en València, pero como han derivado allí los casos de Quart de Poblet, nos han dicho que ya no es posible abarcar los de Catarroja. Los de Picassent se van a Torrent, así que a nosotros nos derivan a Sueca porque puede albergar nuestros casos”.