Alaquàs, Benetússer, Burjassot, Catarroja, La Pobla de Farnals, Manises, Mislata, Puçol, Quart de Poblet, Silla, Torrent y Vinalesa son los pueblos que han contestado a la petición emitida por el senador de Compromís, Carles Mulet a los municipios para que aportaran las actas y acuerdos plenarios donde se hubiera aprobado la eliminación de vestigios franquistas para acelerar la desaparición de todos estos símbolos en los sitios en los que todavía permanecen.

En la mayoría de ellos no queda ni un solo monumento que ensalce las figuras de la dictadura o conmemore a los caídos por la patria en la Guerra Civil, pero todavía hay calles en algunos pueblos y sobre todo placas del Ministerio de Vivienda franquista en edificios, que en su día eran públicos y ahora son de titularidad privada, una situación que "limita el margen de maniobra de los consistorios".

Así lo asegura el concejal de regeneración democrática de Catarroja, Martí Raga tras contestar al senador con una moción aprobada en 2016 en la que el ayuntamiento "se compromete a comunicar a las comunidades de vecinos la determinación de la Ley de Memoria Histórica para retirar las placas falangistas que existen en su termino municipal en el plazo más breve posible a partir de la aprobación de la moción".

Así lo han hecho. Han informado a los propietarios y "nos ofrecimos a ejecutar la retirada desde el ayuntamiento y cubrir todos los gastos". Asimismo, añade Raga, el consistorio ya quitó la placa en una finca pública en la calle Casetes d'Isidoro. "Hemos reiterado en al menos dos ocasiones que el ayuntamiento asumiría el coste y la reparación de las placas". Lamenta, sin embargo, que muchos edificios todavía mantengan la placa.

Manuel Fraga en Torrent y Severino Aznar en Alaquàs

El senador de Compromís ha preguntado a Torrent sobre la calle Manuel Fraga Iribarne por haber formado parte de un gobierno durante la dictadura de Franco. Asimismo, el político también fue ministro una vez entrada la democracia y Presidente de la Junta de Galicia. El consistorio torrentino ha justificado que la calle con su nombre se circunscribe "al hecho de que formó parte del grupo de políticos llamados 'Padres de la Constitución' que junto con estos se dio nombre a las calles Adolfo Suárez González, primer president democràtic y la calle Emilio Attard Alonso". Por otra parte, en Alaquàs, tras pedir un informe a la universidad y consultar a la conselleria, el consistorio ha decidido eliminar la calle dedicada a Severino Aznar, y ya realiza las actuaciones tendentes a la retirada del nombre.

La Pobla de Farnals, en l'Horta Nord, están en la misma situación. Enric Palanca, el alcalde, asegura que "no hay ningún monumento público del franquismo en el pueblo". Respecto a las placas de edificios privados, "hemos consultado a la conselleria cómo proceder y estamos a la espera de respuesta". Puçol también reitera que los propietarios de las fincas tienen que solicitar su retirada.

En Manises, por otra parte, el consistorio ya retiró más de 120 placas del Ministerio de Vivienda franquista en 2019, amparándose en la Ley de Memoria Histórica que establece que las “Administraciones públicas, en el ejercicio de sus competencias, tomarán las medidas oportunas para la retirada de escudos, insignias, placas y otros objetos o menciones conmemorativas de exaltación, personal o colectiva de la sublevación militar, de la Guerra Civil y de la represión de la dictadura”. 

En su caso particular, un informe de la Universitat de València (UV) concluyó que quedan 23 calles con significado franquista en el municipio. La concejala de Memoria Histórica, Pilar Molina, contestó a la petición del senado añadiendo que pidieron una segunda opinión a la Diputación de València, que perfiló que solo dos calles incumplían con la ley de la Generalitat. Una de ellas Bandera Valenciana, dedicada a la División Azul.

Ahora, el consistorio pedirá un tercer informe, contemplado dentro de los presupuestos recientemente aprobados. "Hay dudas en muchas calles y queremos asegurarnos bien. En algunos casos implica a personas del municipio y queremos tenerlo claro para dar el paso de quitar los nombres de forma definitiva y sin que haya ningún margen de error", explica Molina.

En Foios, la última calle que quedaba con nombre franquista ya ha pasado a la historia y así se lo han hecho saber al senador Mulet. La vía "dels Mártirs" es, desde el año pasado, "la de l'Oest", tal como contó este periódico en su día.

En Benetússer "no constan acuerdos para retirar simbología franquista"; en Tavernes Blanques, se aprobó una moción en 2016 para retirar cualquier símbolo de la dictadura y se matiza que el panel cerámica en el que pone "Ayuntamiento Nacional, año de la Victoria" es de titularidad privada y solo mantiene "Ayuntamiento Nacional". En Mislata, las calles con nombres vinculados al Movimiento se retirarán en un plazo de un año .