La comisión fallera María Ros de Burjassot “prologó” el pasado jueves al atardecer, en el casal, las fiestas de Navidad con la inauguración de un belén monumental. Sus falleras mayores, Mónica Segura y la ‘xiqueta’ Alba Sahuquillo, acompañadas de los presidentes, Andrés Izquierdo y el ‘xiquet’ Héctor Valero, fueron las encargadas de descorrer las cortinas que guardaban toda una labor iniciada “a principios de abril, poco después de la ‘cremà’”, dijeron desde la comisión de la soprano burjasotense. Desde luego, el montaje no tiene el aspecto de un producto ‘pensat i fet’: “detrás hay muchas horas trabajo”.

El nacimiento ya abierto al público. V. Ruiz

El nacimiento, que alcanza unos tres metros de altura desde una base cuadrangular de más de ocho metros cuadrados situada a ras del suelo, está “hecho con materiales reciclados”. También “con ilusión y mucha paciencia”, explicaron los autores. Y es que la falla, tanto figuras como elementos paisajísticos, los elaboró “a mano, poquito a poco”.

Una vista del conjunto de la representación. V. Ruiz

Como en todo buen belén, el espectador puede ver representados los cinco misterios gozosos del tiempo de Navidad: la Anunciación del arcángel Gabriel a María, la Visita de María a su prima Isabel, el Nacimiento de Jesús, la Presentación del Recién Nacido en el Templo y el Niño –ya con 12 años– desaparecido y encontrado en el Templo por sus padres. Estas son las cinco escenas básicas de la representación, que la comisión completó con otros pasajes del relato bíblico.

El belén de la falla María Ros, que incluye un cuidado sistema de iluminación, está abierto al público en días laborables, de 19 a 21 horas, hasta la conclusión de las fiestas navideñas.