El grupo de vendedores del mercado de Los Pinos de Manises ha dicho basta. El próximo 15 de diciembre se manifestarán por lo que consideran que es una falta de mantenimiento y limpieza en el recinto, que vienen reclamando al consistorio y que aseguran que está provocando un daño grave en su trabajo diario, sobre todo en episodios de lluvias.

En el último pleno, una representante de los trabajadores leyó un comunicado (en realidad lo hizo el alcalde, Jesús Borrás, por ella) manifestando los problemas que están teniendo en su día a día debido a la "falta de limpieza y de mantenimiento", y reclamando más medios para poder “aguantar” hasta que se realice una reforma, que es lo que "realmente se necesita".

“Todos somos conscientes de que el mercado necesita una reforma, necesita que se arreglen el techo, las bajantes, la iluminación y muchas más cosas pero quizás con un mantenimiento constante, se pueden evitar catástrofes como la que ocurrió con la ultima lluvia. Nuestros vendedores no pueden estar con miedo de que cada vez que venga una lluvia, sus puestos de trabajos serán invadidos por el agua, que los pasillos del mercado parezcan un río y que tengan que estar con el pánico de qué pasará con su trabajo”, señala una de esas vendedoras.

Solo hay que ver los vídeos grabados por los propios paradistas en el último episodio de lluvias. No solo entraba el agua a borbotones por el lateral invadiendo los pasillos de agua, sino también por el techo de las paradas, aprovechando cualquier resquicio, y mojando maquinas e instalaciones eléctricas con el peligro que eso conlleva. Cabe destacar que Manises es una de las poblaciones que registró mayores niveles de lluvia y cuyo consistorio ha pedido que sea declarada zona catastrófica.

“Somos conscientes que nadie tiene la culpa de las lluvias, tempestades ni siquiera de la DANA, pero sí hay responsables por la falta de mantenimiento y dejadez relacionadas con el mercado”, señalan.

Los vendedores tienen que retirar el agua con sus mochos. L-emv

Raquel, una de esas vendedoras, afirma que lleva en los últimos años cinco inundaciones en su puesto de trabajo. "Tres de ellas me las ha cubierto mi seguro, en uno de ellas fui yo quien tuve que asumir los gastos y en la primera de todas las inundaciones, presenté toda la documentación al Ayuntamiento de Manises y estuve tres años esperando la respuesta, hasta que decidimos mi gestor y yo dejar de insistir”.

Los vendedores consideran que estos daños no deben ser costeados por el seguro propio. "Si hay un problema en el techo de una instalación municipal es el ayuntamiento el que debe solucionarlo para evitar que se vuelvan a producir daños una y otra vez”.

"Solo limpia una persona 4 horas"

Otro de las reivindicaciones de los vendedores es la de la compra de una máquina de limpieza que permita liberar del exceso de carga de trabajo a la única persona que diariamente acude para realizar esta labor, para la que tiene seis horas aunque aseguran que solo hace cuatro porque dos horas las dedica a otros trabajos fuera. “Tiene como mucho cuatro horas para limpiar con mocho y fregona todos aquellos metros cuadrados, además de tener que repasar cristales y dejar el mercado limpio… Es un ser humano que, por más que quiera hacer su bien trabajo, no tiene el tiempo suficiente para hacerlo bien y estamos hablando de un local de alimentación. Ya hemos pedido varias veces que se compre la máquina de limpieza y quizás con la maquina le dará un poco más de tiempo para poder dejar el Mercado limpio como tiene que ser”, exigen.