La Generalitat no ve negligencia en la huida del toro de Tavernes que mató a una mujer

El Servicio de Espectáculos Públicos archiva la denuncia presentada por un colectivo animalista al corroborar que la peña cumplió con el reglamento autonómico y que la barrera que partió el morlaco estaba en perfecto estado

Barrera rota por donde escapó el toro en los festejos de Tavernes

Barrera rota por donde escapó el toro en los festejos de Tavernes / L-EMV

Alfredo Castelló

Alfredo Castelló

Un fatal accidente. Esta es la principal conclusión a la que ha llegado la Generalitat respecto al incidente ocurrido en los bous al carrer de Tavernes Blanques el pasado julio y que le costó la vida a una mujer, después de que uno de los astados huyera del recinto taurino tras romper una barrera, cruzara al municipio de Almàssera, embistiera a una señora que se dirigía a la misa de las 19.30 horas y que falleció días después como consecuencia de un severo traumatismo craneoncefálico.

Tras el incidente en los festejos taurinos de Tavernes del 15 de julio, la Asociación Nacional para la Protección y el Bienestar de los Animales (ANPBA) presentó un escrito ante la conselleria de Justicia e Interior de la Generalitat Valenciana para pedir una investigación oficial en relación con la huida del toro. En su misiva, el colectivo animalista, además de advertir «la peligrosidad potencial que encierran los bous al carrer, incluso para personas ajenas a los encierros, y, por supuesto, para animales que son utilizados con menosprecio del profundo estrés o sufrimiento psíquico que experimentan, vulnerando su más elemental instinto de conservación», solicitaba que se constatara «si se ha producido una conducta irregular», y apuntaba al artículo 26 del Reglamento de bous al carrer relativo a las instalaciones y elementos estructurales de protección, cierre y delimitación.

El Servicio de Espectáculos Públicos de la conselleria de Justicia e Interior admitió la petición de ANPBA y abrió un expediente para depurar la existencia o no de responsabilidad de los organizadores del festejo taurino. Así, el departamento autonómico revisó el expediente de autorización de los festejos de bous al carrer, también se analizó el informe evacuado por la Policía de la Generalitat, los informes de las policías locales de Tavernes Blanques y Almàssera y el certificado técnico firmado por el arquitecto que verificó las instalaciones. Según ha podido saber este diario, el informe del arquitecto refleja que la barrera que rompió el morlaco, y que permitió su huida, cumplía con los requisitos establecidos en el reglamento y asegura que todas las condiciones de seguridad estaban revisadas y certificadas como corresponde.  

El fallecimiento de la mujer, al margen del caso

En este sentido, fuentes de Servicio de Espectáculos Públicos puntualizan que la cuestión a dilucidar en las diligencias abiertas no era el del triste fallecimiento de la mujer, de hecho la denuncia de ANPBA se presentó tres días después del incidente y una semana antes de su muerte, «sino el cumplimiento de las condiciones técnicas y el estado físico de las barreras que conformaban el recinto taurino». De esa conclusión, se decidiría si se incoaba procedimiento sancionador contra los organizadores o si se archivaba.

Después de varias semanas de analizar toda la documentación, el departamento autonómico ha concluido que respecto al incidente ocurrido en Tavernes Blanques el 15 de julio, «no se observa falta, culpa o negligencia alguna por parte de los organizadores ya que se atendió a lo que el reglamento establece en los aspectos de las condiciones de las barreras y estado de las mismas». Por tanto, la conselleria de Justicia ha procedido al archivo de la denuncia presentada por la Asociación Nacional para la Protección y el Bienestar Animal (ANPBA). 

«Todo estaba en regla»

Por su parte, el alcalde de Tavernes, Arturo Ros, ya defendió que «todo estaba en regla», y que tras el incidente «vino Policía Local, Guardia Civil y el arquitecto comprobaron que todo estaba en regla, que la peña tenía su seguro y que las barreras eran mas gordas de lo que pide la Ley».