El lamento de los vecinos de Torrent: "Esta plaza parece el Bernabéu"

Vecinos de la plaza Fray Antonio Panes de Torrent denuncian las molestias y las amenazas de un grupo de adolescentes que improvisan cada tarde competiciones de fútbol en el vecindario

Zona en la que se organizan los partidos de fútbol.

Zona en la que se organizan los partidos de fútbol. / LEVANTE-EMV

Abraham Pérez

Abraham Pérez

"Nuestra comunidad se ha convertido en un auténtico infierno". Es el grito desesperado de los vecinos de la plaza Fray Antonio Panes de Torrent que se muestran "hartos" de las competiciones de fútbol que cada tarde improvisan un grupo de hasta veinte menores de edad (depende del día) de entre 10 y 17 años en el porche de uno de los edificios de la plaza, una situación que, según denuncian, "se ha convertido en un problema que parece no tener fin porque esta plaza parece el Bernabéu".

Así lo ha manifestado uno de los afectados, que prefiere no desvelar su identidad para evitar represalias. Y es que, según cuenta, a las molestias derivadas por el ruido que producen los continuos balonazos al impactar contra la persiana del local convertida cada tarde en portería, en los últimos años se ha incrementado una sensación de inseguridad entre el vecindario que ha alterado por completo la convivencia. "No podemos ni pasear por el parque porque somos varios los vecinos que hemos recibido balonazos en el cuerpo y en la cabeza mientras paseamos por ahí", lamenta, al tiempo que señala que los impactos del balón se producen "incluso a los carritos de bebé".

Denuncian insultos y amenazas

Según explica, esta situación se lleva produciendo desde hace una década, "pero desde hace unos cinco años la situación se ha vuelto insostenible porque los niños ahora son adolescentes y tienen una actitud mucho más agresiva". En este contexto, el hombre lamenta que a pesar de las continuas peticiones para que cesen su actividad "porque está prohibido y hay señales que lo indican por toda la plaza", los jóvenes "no solo nos ignoran sino que encima nos amenazan". "Dialogar con ellos es imposible porque se enfrentan a nosotros en grupo, nos insultan y nos intimidan", acusa el vecino, que añade que estos ataques han provocado que los vecinos "vivamos con miedo constante debido a sus intimidaciones".

Carteles de prohibido jugar al balón en la zona residencial.

Carteles de prohibido jugar al balón en la zona residencial. / LEVANTE-EMV

"Intentamos hablar con ellos a buenas pero no nos hacen caso. Entonces les avisas que vamos a avisar a la policía y nos amenazan. Nos dicen 'si llamas a la policía te rebentamos'. Cada vez se muestran más violentos y la situación es insostenible". La gota que colmó el vaso se produjo hace unos días cuando uno de los vecinos bajó a llamarles la atención: "Un grupo de unos diez o doce chavales le rodearon, le acorralaron y comenzaron a increparle. Tuvo que bajar su padre y pudo liberarlo, pero intentaron entrar en el patio para lincharlos", asegura.

Piden "una solución urgente"

El hombre lamenta que a pesar de las quejas presentadas al ayuntamiento y de los continuos avisos a la policía "aquí nadie hace nada". "Llamamos diariamente a las autoridades pero no actúan con la rapidez necesaria y tardan más de 20 minutos en llegar. El ayuntamiento tampoco ha tomado medidas efectivas", se aqueja al tiempo que subraya que "nosotros solo queremos vivir en paz y seguridad en nuestro propio vecindario. No pedimos mucho". Así, "suplican" al gobierno de Amparo Folgado "una solución urgente" para "resolver esta situación que afecta a nuestra calidad de vida" y proponen instalar "vallas, bancos o algún tipo de mobiliario que haga de obstáculo para impedir que puedan jugar a fútbol en la plaza".

Por su parte, fuentes municipales aseguran a Levante-EMV que la Policía Local es consciente del problema y señalan que los agentes han acudido "en más de una ocasión" para pedir a los menores que dieran por finalizado el partido.

Suscríbete para seguir leyendo