Ayer por la mañana se materializó la moción de censura que sobrevolaba Godelleta desde hace más de un mes. Rafael Fora, el que fuera alcalde por el PSPV y actual portavoz en el pleno de este partido, presentó por registro de entrada el documento que busca desbancar al gobierno de PP, PUG y Cs. Para ello, Fora ha negociado largo y tendido con el edil del partido naranja, Juan Carlos Fayos, hasta que al final han podido llegar a un acuerdo. Así, la moción de censura ha quedado rubricada entre PSPV, Ciudadanos y Esquerra-Unida Compromís, que también apoyará la maniobra. «El problema del PP es que no negocia; son tiempos de participación y de negociaciones conjuntas, pero con ellos no funciona así», ha lamentado Fora.

Mientras, la alcaldesa del PP, Silvia López, emitió un comunicado donde calificó de «vergonzosa» esta moción de censura, entre otras cosas por haber utilizado a un «tránsfuga» para ejecutarla. Se refiere al concejal de Ciudadanos, hasta ayer miembro del equipo de gobierno de coalición con los populares, el representante de Ciudadanos, Juan Carlos Fayos.

López invitó al concejal de Cs a explicar los motivos que le llevan a querer desbancar al PP. Se debe «exclusivamente a oscuros intereses personales que deberá explicar a los vecinos de Godelleta y que nada tienen que ver con la tarea que venía desarrollando el equipo de gobierno municipal», señaló Lopez.

Lo cierto es que la relación entre ambos partidos se había desgastado en el último año y Fayos no se sentía como socio de gobierno porque no se cuenta con él en todas las decisiones municipales, tal como declaró a este diario hace algunas semanas. Ayer Fayos aseguró que el PP «quiere mantener su estatus y pasar su rodillo» y el gobierno de hoy , tal como está actuando, «no lo habríamos apoyado, su única solución a todo es mirar hacia otro lado» apuntó Fayos.

Futuro incierto en Ciudadanos

El apoyo a la moción de censura de los socialistas tiene un precio para Fayos. Horas después de hacer público le documento, la dirección provincial de Ciudadanos anunció que se le abriría un expediente al haber participado en una maniobra que no había sido autorizada por ni por la dirección nacional ni por la autonómica. Tras el trámite interno, el partido estudiará lo ocurrido y se tomará una decisión sobre el futuro de Fayos dentro de la agrupación.

Cabe recordar que Ciudadanos mantiene pactos de gobierno tanto con PP como con el PSPV en toda la Comunitat Valenciana. De hecho, según Fayos, informó en todo momento a la ejecutiva de los pasos que daba. Hace tres semanas les remitió el pacto de gobernabilidad que el socialista Rafael Fora ofrecía al partido naranja; «se le trasladó a la provincial y a la nacional y no había una postura clara, pero los tiempos son los que son», lamentó el concejal. Con la oferta del PSPV encima de la mesa, Fayos también esperaba que el PP reaccionara de alguna forma y tratara de reconducir la situación, como ya se ha tratado de hacer antes, «pero tampoco se pronunciaron, querían hablar pero sin ninguna propuesta, y el pueblo no puede esperar más», señaló el concejal naranja.

Ahora, si el partido dictamina su expulsión, asumirá ir al grupo de los no adscritos o dejará el acta, «lo que ellos decidan».

Dos pactos de gobernabilidad

Respecto a lo pactado, el socialista Fora explicó que se han firmado dos pactos de gobernabilidad, uno con Ciudadanos y otro con EUPV-Compromís, ya que ninguno de los dos partidos asumía pactar con el otro.

A Ciudadanos le han ofrecido una concejalía - la conservaría Fayos- con cinco áreas de gobierno. A EUPV-Compromís, con el exalcalde Pablo Rodríguez y Paqui González como representantes, les otorgarían dos concejalías con tres áreas de gobierno cada una-.

Ahora hay diez días de margen para que se convoque el pleno extraordinario donde se debata esta moción y se prevé que pueda celebrarse el 16 de junio.