Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El castillo de Chirel y la Casa Abadía de Castielfabib, más cerca de salir de la Lista Roja

La rehabilitación de los dos inmuebles ha pasado el corte de los presupuestos participativos de la Generalitat

El castillo de Chirel sobre el valle de Cofrentes. | F. BUSTAMANTE

La rehabilitación del castillo de Chirel y la Casa Abadía de Castielfabib podría estar más cerca de lo que se podría imaginar. Ambos monumentos, con un peso histórico relevante, están incluidos en la Lista Roja del Patrimonio de Hispania Nostra por el avanzado estado de degradación que sufren. Sin embargo, dos iniciativas particulares incluyó su restauración dentro de los Presupuestos Participativos de la Generalitat y ambos han pasado el último corte hasta la fase final. Dentro de la inversión prevista para las Comarcas del Interior, con 6,1 millones de euros, ambos proyectos podrían estar incluidos junto a otros cuatro más. La votación podrá realizarse hasta el 30 de septiembre.

En concreto, el Castillo de Chirel se erige en el cañón del Júcar entre Cofrentes y Cortes de Pallás. Su rehabilitación se ha presupuestado en 20.000 euros para la redacción del proyecto de intervención que después habrá que ejecutar. El castillo, propiedad del Ayuntamiento de Cortes de Pallás, es Bien de Interés Cultural y la conselleria de Cultura puede intervenir en su salvaguarda. El desgaste al inmueble requiere de una inversión grande que el consistorio no puede afrontar por sí mismo, aunque sí ha llevado a cabo algunas mejoras como la consolidación de algunas salas del castillo y el acceso a través del cañón de la montaña.

Mientras, la rehabilitación de la Casa Abadia de Castielfabib ha sido propuesta en la convocatoria por su alcalde, Eduardo Aguilar, quien propone que este inmueble sea un punto de encuentro cultural de la comarca para la difusión de iniciativas, exposiciones y todo tipo de actividades, ya que no existe un espacio así en toda la comarca del Rincón de Ademuz. El valor del proyecto asciende a 120.000 euros.

Este antiguo inmueble data del siglo XV y está al borde del hundimiento. Fueron voluntarios los que repararon hace solo unos años la cubierta, pero su gestión y estado depende del Arzobispado de València. El consistorio ha solicitado su cesión, pero tal vez sea la vía de los presupuestos de la Conselleria de Transparencia la que salve este inmueble.

Compartir el artículo

stats