En la Hoya de Buñol, las lluvias cayeron con fuerza y los bomberos del Consorcio Provincial recibieron un buen número de avisos. Entre ellos, una vivienda se inundó en Cheste y un coche quedó atrapado por el agua en Chiva, una localidad donde la fuerza del agua fue capaz de levantar los adoquines del casco urbano. Una cortina de agua impedía la visión y las calles del municipio se inundaron rápidamente ante la ferocidad de la tromba de agua. En Chiva cayeron 42,3 litros en solo una hora.

De hecho, los vídeos y fotografías corrían como la pólvora en redes sociales y los usuarios alertaban de la lluvia en la A-3, a la altura del municipio, por la fuerza con la que caía. Además, el barranco de Chiva (del Pollo), llenó su cauce a su paso también por Riba-roja, donde a las 8 de la tarde los pluviómetros marcaban 18 litros por metro cuadrado. También el caudal de este barranco se vio aumentado a su paso por Torrent, en L'horta.

Carrera de contenedores flotando en las calles de Torrent Levante-EMV

En l'Horta, la situación no fue muy distinta. La enorme tromba de agua que cayó en Torrent, con hasta 44 litros en una hora, causó numerosos problemas en Parc Central y en la confluencia de Padre Méndez con la Plaza Unión Musical. El torrente de agua que bajaba desde la zona del Auditori por Padre Méndez arrastró contenedores calle abajo con un caudal que sobrepasaba las aceras.

Además, la rotonda de entrada a Torrent por la autovía, la avenida Juan Carlos I y las calles adyacentes quedaron completamente inundadas en cuestión de minutos. Dos coches quedaron atrapados en los pasos inferiores de Parc Central y el que da acceso al cementerio. Ambos conductores tuvieron que ser rescatados por agentes de la Policía Local y voluntarios de Protección Civil, además de haber movilizado a una dotación de bomberos.

En Aldaia, la tormenta descargó en una hora 23,2 litros que llenaron el Barranc de la Saleta en apenas unos minutos. El ayuntamiento cerró los tres túneles del municipio de manera preventiva ya que llegaba bastante caudal de las zonas altas de la provincia. En Catarroja, donde se recogieron más de 30 litros, el ayuntamiento también decidió cerrar los túneles del municipio para evitar cualquier incidente ya que por momentos la lluvia fue torrencial.

Más al norte, Llíria, la lluvia llegó a ser preocupante por la fuerza con la que cayó incluyendo granizo y fuertes rachas de viento.