Vecinos de Cheste y propietarios de locales de ocio han alertado de las aglomeraciones de moteros y los botellones que han tenido lugar durante las noches previas al Gran Premio de la Comunitat Valenciana de Moto GP: "Tuvimos una reunión con el ayuntamiento, la Guardia Civil y la Policía Autonómica para aplicar el control del protocolo sanitario que la conselleria había establecido para estos días", han asegurado a Levante-EMV los vecinos molestos.

La queja viene motivada después de que la conselleria de Sanidad propusiera la medida de no autorizar la celebración de fiestas, discomóviles o eventos similares y prohibir la instalación de barras por parte de los bares y establecimientos de restauración, que deberán cerrar a la 1.30 horas. Esto es que Sanidad ha aplicado en Cheste el "modelo Fallas" para evitar aglomeraciones durante el Gran Premio. Es decir, los restaurantes solo pueden atender a los comensales que tengan mesa asignada, con el fin de evitar el botellón en la vía pública. 

Pero estas noches atrás, la calle Chiva, la Avenida Castilla o la Plaza León del municipio de la comarca de la Hoya de Buñol eran un reguero de gente como si la pandemia del coronavirus no existiese. La gente va sin mascarilla ni distancia de seguridad y la mayoría de ellos está bebiendo, como atestiguan las imágenes y los vídeos.

Sin embargo, el Ayuntamiento de Cheste también ha ampliado las terrazas de los bares durante este fin de semana para compensar las pérdidas que los hosteleros atisban. Sus ganancias, según explican los hosteleros, están en el alcohol y no en el servicio de la comida. Y algunos de ellos no han querido abrir este fin de semana porque, con estas medidas, prevén más gastos que ganancias. A pesar de ello, la fiesta sigue. Y esta noche se espera mucha más.

A todo ello hay que sumar que los establecimientos hoteleros de València y alrededores tienen una ocupación del 92,5 % este fin de semana, con motivo de la celebración Gran Premio de la Comunitat Valenciana en el circuito de Cheste.

21

Vecinos de Cheste alertan de aglomeraciones y botellones las noches del Mundial Fotos: Francisco Calabuig.

Casi 2.000 guardias civiles controlan el GP 

Más de 1.700 agentes de la Guardia Civil velan este fin de semana por la seguridad del Gran Premio de la Comunitat Valenciana de Moto GP con varios helicópteros, drones de transmisión de imagen a tiempo real y equipos ITS en carretera.

El viernes pasado se presentó el dispositivo especial de seguridad de la competición, en el que la Guardia Civil ha incrementado en torno a un diez por ciento efectivos respecto a otros años y el subdelegado del Gobierno en la provincia de Valencia, Luis Felipe Martínez, ha subrayado que el dispositivo se justifica en tres necesidades como son el orden público, la seguridad ciudadana y la seguridad vial y que tiene en cuenta el nivel 4 de alerta terrorista, así como las medidas de prevención ante la covid-19.

La Guardia Civil ha pedido a los aficionados que atiendan todas las indicaciones de los agentes, que incrementen la prudencia, responsabilidad y precaución en la carretera a la hora de acudir al circuito, así como las de prevención e higiene.

Según ha informado el subdelegado, en el dispositivo participará también el Grupo Acción Rápida de la Guardia Civil, conocido como el GAR, que sería la primera unidad en actuar en caso de cualquier incidente de seguridad tanto en el circuito como en la población de Cheste.