Hoy se cumplen 410 años desde que Doña Hipólita Centelles, procuradora de su marido, el I Conde de Buñol, Gaspar Mercader y Carroz, entregó la Carta Puebla a los 16 nuevos habitantes que llegaron a Yátova tras haber expulsado a los moriscos, los musulmanes de Al Andalus que se quedaron en la península tras la conquista de los Reyes Católicos. A principios del siglo XVII, su forzosa huida dejó centenares de municipios despoblados como fue Yátova, que hubo que volverla a poblar ofreciendo tierras, casas y dinero. Hoy, los vecinos y vecinas de Yátova celebrarán el aniversario de su origen y legado que se extiende hasta hoy.

La Carta Puebla o Carta de la Población era un documento que emitía el señor feudal donde se regulaban las condiciones de habitar en un pueblo u otro. Se le otorgaban ciertos privilegios a aquellos que decidieran asentarse allí con el fin de repoblar las tierras, ofreciéndoles comida y trabajo a cambio de labrar las tierras del señor feudal, que podría generar capital, poder e influencia en el área. A cambio, los pobladores debían pagar religiosamente sus impuestos tal como quedaba reflejado y especificado: se debía abonar una cantidad u otra según los kilos de cereal recogidos, o algarrobas, o cuánto costaba llevar el pan al horno para ser cocido. Toda la parte fiscal y recaudatoria estaba regulada.

Modesto Castillo, un profesor valenciano asentado en Yátova, copió la Carta Puebla local en el memorial ajustado, lo que ha permitido acceder fácilmente a este documento a todos los vecinos y vecinas. El original se encuentra en el Archivo del Reino y a fin de conservarlo correctamente no se permite su consulta.

El concejal de Patrimonio y Turismo, Emilio Pérez Javaloyes, explica que hoy se colgará una pancarta en el ayuntamiento con los 16 nombres de aquellas primeras personas repobladoras del municipio. Entre ellos estaba Pedro Torra, Miguel Juan Herrero, Pedro Villaescusa, Martín López o Andreu Martínez, y algunas mujeres, todas ellas viudas, como Juana Ana Prats y Mariana Prats. «Además de la expulsión de los moriscos, cabe recordar que las guerras y enfermedades causaban muchas bajas en aquella época y la población menguaba», señala Pérez Javaloyes.

El 410 aniversario de la Carta Puebla no es el primero que se celebra. En 2016, Yátova ya vivió el 750 aniversario de una Carta Puebla anterior, firmada en 1266 por Pere Ferrandis, hijo de Jaime I, que ya buscó reforzar el área mediterránea conquistada por su padre con nuevos pobladores que generaran riqueza y alimentos para el reino.

Hoy, 410 años después, se recordará este documento como el elemento fundacional y como «el punto de partida de las señas de identidad, cultura y tradición de nuestro pueblo», señala el concejal Pérez Javaloyes.