Las redes sociales se incendiaron ayer después de que un vecino compartiera una imagen donde aparecían los árboles de la calle San Luís de Buñol completamente arrasados. Se han talado unos ejemplares con grandes troncos ya que eran mayores, y los residentes en el municipio no han tardado en pedir explicaciones al consistorio.

Al parecer, hay motivos de peso. En un largo comunicado, la concejalía de Obras y Servicios municipales del Ayuntamiento de Buñol explica que los árboles impedían que las aceras fueran accesibles para todas las personas, tanto con la urbanización de ahora como con la remodelación que se va a llevar a cabo en esta vía. Los árboles no dejan espacio suficiente para pasar.

Pero es que, además, las fuertes y grandes raíces de estos ejemplares de Melia o árbol del paraíso, estaban generando un problema "muy serio" de estabilidad del muro de la calle que alcanza cierta altura respecto a la vía inferior. "En otro lugar han generado muchos problemas en la acequia e incluso ha creado roturas y se ha perdido mucha agua", explica la concejalía en un comunicado.

Además, esta especie, que se encuentra en muchas ciudades por la gran copa que tiene y que protege del sol y disminuye la contaminación, crea unos frutos que son un peligro para mascotas y niños. "Son peligrosos, tóxicos y generan olores desagradables para los vecinos y vecinas", señala la concejalía. Además, aseguran que hay una recomendación de retirar este tipo de árboles de lugares donde haya niños pequeños o animales de compañía debido al peligro al que se exponen en caso de ingerir su fruto.

Por ello, el consistorio ha aclarado que se van a replantar nuevas especies en cuanto terminen las obras de la calle San Luís. Será un nuevo arbolado colocado en un lugar que permita que las aceras sean accesibles a todos y que la especie no sea lesiva para las infraestructuras.

"No era factible haber transplantado este tipo de árboles ya que a la dificultad técnica era inviable así como muy coste económico sin tener certeza de que pudiera sobrevivir", explica el comunicado.

El equipo de la concejalía aclara que en ningún momento "quisimos perjudicar a nuestro pueblo, al contrario, creemos firmemente en las mejoras que estamos haciendo para poder tener unas infraestructuras acordes con nuestro pueblo". Además, recuerda que desde el departamento se han plantado más de 35 árboles en la localidad en el último año y que cuando ha sido posible "hemos hecho un esfuerzo grande en transplantar los árboles si es posible como lo hemos hecho en la calle Rafael Ridaura".