Ayora se queda de nuevo sin repartidores de Correos

La operaria está en comisión de servicios mientras el vecindario denuncia que tienen que desplazarse cada día a la oficina central

Oficina de Correos en Ayora, en una imagen de archivo.

Oficina de Correos en Ayora, en una imagen de archivo. / L-EMV

Amparo Soria

Amparo Soria

Ayora no tiene, en estos momentos, ningún repartidor de Correos que opere en el municipio. Sucedió hace un año y medio y ha vuelto a ocurrir: la última persona que desarrolló el reparto de cartas y paquetes por las calles del municipio, solicitó una comisión de servicios en otro municipio y nadie la ha sustituido en su plaza, por lo que según los residentes en la capital comarcal, «ahora nosotros tenemos que ir cada día a la oficina central a comprobar si tenemos alguna citación médica, cartas o paquetes». 

Lo denuncia Isabel Murcia, quien relata que el servicio ha ido menguando poco a poco hasta quedarse en una persona la encargada de recorrer las calles. De hecho, explica que en ocasiones son los trabajadores de la oficina los que salen y llevan la correspondencia a algunos vecinos, sin poder descuidar el trabajo de las oficinas. 

Murcia explica que ya se amortizó la plaza del operario que iba en motocicleta repartiendo los pedidos, y ahora los motorizados son los que reparten por todos los municipios del Valle de Ayora-Cofrentes, cuya central está en Ayora. «Nos dijeron que reemplazarían a la cartera, pero llevamos semanas así y sigue sin ofrecerse el servicio», señala esta vecina. «En mi caso, estoy esperando una cita médica y he tenido que ir a la oficina por si había llegado», lamenta. 

Mientras, fuentes de la central en la Comunitat Valenciana de Correos, explican que «se han adoptado las medidas necesarias para gestionar el reparto de envíos conforme a los plazos de calidad y entrega comprometidos con los clientes para cada tipo de producto». Además, añaden que pese a las ausencias producidas en la plantilla «durante la última semana», Correos ha gestionado los recursos necesarios «para mantener estable la calidad en los servicios de entrega y de atención al cliente de la localidad».

En noviembre de 2022, fue el alcalde, José Vicente Anaya, quien denunció públicamente esta situación: los repartidores de a pie dejaron de prestar el servicio y, como ahora, eran los motorizados del valle los que si les daba tiempo se ofrecían a hacer el reparto en la capital comarcal, con más de 4.000 habitantes.