Volcano Teide Experience:

un balcón singular para mirar al universo

Tenerife es único. No solo por sus costas y playas que llaman al descanso y al ocio, sino también por ese mar de pinos y eucaliptos con tonalidades de naturaleza eterna e intensos y aromáticos olores. A medida que atravesamos la corona forestal, observamos un espectacular mar de nubes y un volcán que engrandece la vistosidad de la delicada flora presente en el imponente paisaje de su Parque Nacional. Es el lugar escogido por Volcano Teide Experience para ofrecer una experiencia única para todas las edades: observar el espacio con los mayores telescopios solares del mundo.

Las visitas organizadas por Volcano Teide Experience se realizan de día. La experiencia diurna permite maravillarse con el espectacular paisaje de las cañadas del Teide y, durante la visita, se puede contemplar con un telescopio una visión del sol que muy pocas personas en el mundo han podido disfrutar.

Durante la hora y media que dura el recorrido no es extraño ver tanto a astrofísicos como a los trabajadores encargados de crear los telescopios del futuro, esos que nos desvelarán nuevos misterios del universo aprovechando las condiciones envidiables de Tenerife. Al estar a 2.400 metros de altitud, la luz atraviesa menos atmósfera que en los observatorios a nivel de costa. La isla cuenta con uno de los tres cielos más limpios del planeta y, a pesar de que el complejo astrofísico está rodeado por una densa población, el mar de nubes bloquea de forma natural la contaminación atmosférica y lumínica de las ciudades.

La forma de los edificios delata su utilización. En las construcciones cuadradas se realizan experimentos; mientras, los que poseen una cúpula redonda, se utilizan en observaciones nocturnas; y las altas torres son telescopios solares.

El calor es enemigo de los astrónomos por las distorsiones que generan en la atmósfera. Por ese motivo los edificios se pintan de blanco y con el fin de evitar la turbulencia que genera el sol al calentar el suelo, la observación del astro rey se realiza a más de seis metros de altitud. Su aspecto estirado se debe a que la observación del sol requiere espejos de menor diámetro que al observar las estrellas y que esta luz se estira a lo largo de la torre. Destacan el telescopio Themis, francés e italiano, con un espejo de 90 centímetros de diámetro y el alemán Gregor, que con metro y medio de espejo, es el segundo más grande del mundo y el que obtiene mejores resultados al contar con tecnología más avanzada. El Quijote, un telescopio de microondas británico y español, es una de las joyas de la corona ya que está destinado a resolver el misterio del origen del universo.

Durante la visita nos familiarizamos con el método científico que utilizan los astrónomos. De una forma pedagógica se presentan las diferentes formas de observar la luz que utilizan los astrónomos con el fin de descubrir desde diferentes puntos de vista los secretos del universo. La sorpresa y la curiosidad entre niños y adultos están garantizada.